Como te contábamos en el post anterior: Alimentos ricos en antioxidantes (parte I), los antioxidantes son grandes aliados de la belleza y la salud para combatir el envejecimiento de la piel.

No pienses que ya los has visto todos, porque todavía nos queda lista por delante. Continuamos con los alimentos ricos en antioxidantes que deberías incluir en tu alimentación:

3.     FRUTAS RICAS EN ANTIOXIDANTES

Ciruela: Esta fruta es uno de los alimentos ricos en antioxidantes que combaten el daño a las células provocados por los radicales libres. Consumirla de forma regular puede ayudar a retrasar el proceso del envejecimiento y a prevenir el cáncer de colon. Además, este tipo de antioxidante ayuda a proteger las membranas de las células cerebrales.

Uva: es un alimento rico en antioxidantes (OPC) que además de prevenir de enfermedades cardiovasculares, es anticancerígeno, antioxidante, antibacteriano y promueve la circulación sanguínea. Su poder antioxidante se encuentra principalmente en la piel y las semillas y supera a la vitamina C, E y el beta-caroteno, además de que permanece mucho tiempo en el organismo, combatiendo los radicales libres.

Las uvas rojas con las que se hace el vino tinto son también una gran fuente de antioxidantes. El vino, consumido con moderación, es una fuente fundamental de poliphenoles y flavonoides que son buenos para la salud del corazón.

Manzana: esta fruta contiene las vitaminas esenciales y antioxidantes poderosas que la transforman en un aperitivo ideal, especialmente las rojas. Es muy rica en quercetina, un fitoquímico muy eficaz contra el cáncer de pulmón. Además se considera antiinflamatoria, por lo que es ideal para la artritis.

La manzana se puede consumir sola, preparada en ensalada de fruta, licuada o incluso en tarta de manzana.

Sandía y tomate: Tanto la sandía como el tomate, contienen un antioxidante principal, llamado licopeno, el cual es el responsable del color de ambos. Es muy efectivo para prevenir enfermedades cardiovasculares y cáncer de próstata, mama, cuello de útero, pulmón y estómago. El tomate está considerado tanto fruta como vegetal, por lo que se puede tomar en ensaladas, como complemento a las comidas, e incluso como postre.

Papaya: Es un alimento rico en antioxidantes como el selenio, carotenos, y contiene alta concentración de vitamina C, vitamina A y vitamina E. También puede protegernos ante el sol y ayudarnos a coger un moreno saludable. La papaya fresca puede consumirse perfectamente, como parte de una ensalada, en un postre o como tentempié saludable, aunque también podemos incluirla a platos salados, en salsas, batidos u otras preparaciones.

Cítricos: Los cítricos en general (limón, mandarina, pomelo, etc.), y las naranjas en particular son una fuente de salud y ayudan a aumentar las defensas. La aportación a nuestro organismo de vitamina C y pequeñas cantidades de vitamina B, A, fibra, minerales sobre todo magnesio, potasio, calcio e hierro hace que las naranjas sean muy necesarias para nuestro bienestar. Su cóctel de antioxidantes combate los radicales libres y nos defienden frente a enfermedades cardiovasculares

Kiwi: Dado su gran contenido de vitaminas C y E, es considerado un fruto con grandes capacidades antioxidantes. Como los cítricos, ayuda a reforzar el sistema inmunológico gracias a la vitamina C y la vitamina E ayuda a mejorar es estado de la piel y el cabello, por eso se le considera la “vitamina de la juventud”. Además es rico en potasio, fósforo y fibra.

Una buena manera de tomarlo es en batido: sólo tienes que licuarlo, y si le añades fresas estará delicioso.

Acai: esta fruta, además de  proporcionar mucha energía, vitalidad y aumentar las defensas, es uno de los alimentos con mayor concentración de antioxidantes, concretamente un 33% más que la uva negra. En cuestiones de belleza es uno de los mejores alimentos para rejuvenecer la piel.

En el próximo post conocerás las verduras y los frutos con mayor cantidad de antioxidantes. ¿Qué alimentos has incluido en tu alimentación? ¡Cuéntanoslo!