La piel, si se cuida y se hidrata correctamente cada día, se verá bonita a cualquier edad. Por falta de tiempo o presupuesto no podemos acudir constantemente a un centro de belleza, pero podemos obtener resultados muy similares e incluso iguales simplemente siguiendo una rutina diaria y siendo constantes.

Además de un cuidado diario (punto muy importante), es recomendable seguir algún tratamiento facial y corporal alrededor de una vez por semana, como peelings y mascarillas para la cara, y otros mensuales como pueden ser peelings en más profundidad o limpiezas de cutis.

La rutina de mantenimiento diario de la piel es igual para todo tipo de pieles, pero dependiendo de las características de cada tipo de piel el tratamiento a seguir cambiará.

Desde Pure Skincare te queremos enseñar cuáles son los cuidados diarios necesarios para cuidar tu piel. Ahora puedes lucir una piel bonita fácilmente, sólo tienes que recordar siempre estas 3 claves fundamentales:

  • Piel limpia

  • Piel hidratada

  • Crema contorno de ojos   

Piel limpia

Este paso es la base de todo el proceso, de él depende que nuestra piel esté receptiva para el tratamiento y después lucirá bonita. Variará en función del tipo de piel, pero básicamente el funcionamiento es el mismo.

Antes de especificar según los tipos de piel, para todos es importante tener 2 cosas en cuenta:

  • La limpieza: por la mañana y por la noche, concretamente antes de acostarte y nada más levantarte.

  • Nunca te vayas a dormir con la piel sucia o maquillada. Puedes limpiarla con agua micelar o leche desmaquilladora y un algodón o disco desmaquillante.

Pieles grasas

Si tu piel es grasa, deberás ayudarte de productos que se aclaren con agua para hacer la limpieza.

Puedes usar espumas o gel limpiador facial, que has de aplicarte formando círculos tras haber humedecido la cara. Es importante que insistas en las zonas más grasas (frente, nariz y barbilla). Después aclara con abundante agua, y luego con la ayuda de un algodón aplica tónico por la zona, así eliminarás el exceso de grasa. Lo más efectivo es un tónico algo astringente.

Pieles mixtas

Si tu piel tiende más a ser grasa que seca, es recomendable que utilices los productos para pieles grasas.

Por la mañana puedes limpiarte con un tónico facial o con agua micelar, pero por la noche es importante que la limpieza sea profunda, por lo que lo ideal es utilizar una espuma o un gel limpiador que se aclare con agua. Si el día es caluroso, es recomendable que uses por la mañana el mismo producto que por la noche, así tendrás la piel más limpia.

Pieles secas

Este tipo de piel tiene los poros cerrados y no se ensucia tanto, pero de todas formas la limpieza es importante porque eliminaremos las células muertas y la piel lucirá más nítida.

En este caso no es recomendable utilizar agua, ya que fomentará la sequedad y no la hidratará. Es mejor utilizar limpiador facial, aceite o agua micelar específica para pieles sensibles y que tenga un alto contenido en agentes hidratantes.

Si optas por el limpiador facial, aplícalo con la mano empezando por los ojos hacia el  resto de la cara, formando círculos sobre la piel para una piel más limpia e hidratada.

HIDRATACIÓN, PROTECCIÓN Y NUTRICIÓN

Pieles grasas

Si tu piel es realmente grasa, no necesitas cremas hidratantes diarias. En alguna que otra ocasión puede deshidratarse, pero puedes corregirlo con geles, serum o cremas oil-free. El problema más habitual de este tipo de piel es la flacidez, que puedes combatirlo con tratamientos faciales que refuercen la piel. El silicio o los geles poco ácidos ayudarán a tu piel a producir colágeno para lucir más tersa.

Por la noche no uses ningún producto para hidratar. Si te saliera algún granito, utiliza un producto específico para ello.

Pieles mixtas

En este tipo de piel la zona “T” es más grasa, mientras que el resto es más seca. Necesita hidratación por la mañana, una vez se ha realizado la limpieza. Por la noche es cuando se le pueden aplicar los tratamientos de reparación y prevención de arrugas, como los factores de crecimiento o las células madre.

Lo mejor en este caso son las cremas con ácido hialurónico, minerales y vitaminas ayudaran a evitar o mejorar las arrugas de expresión así como la deshidratación.

Pieles secas

Si tu piel es seca, tienes que cuidar más su hidratación. Tu piel no segrega la suficiente grasa de manera natural como para mantener la piel hidratada, por lo que es necesario proporcionársela externamente con ayuda de cremas hidratantes. En este caso, se utilizarán 2 cremas: una de día y otra de noche. No hay que olvidarse de utilizarlas ni un solo día para que el tratamiento funcione.

La crema de día te aportará hidratación, por lo que ha de ser específica para pieles secas y contener componentes como el ácido hialurónico que ayuda a aportar agua a tu piel. La de noche te nutrirá, por lo que es ideal que esté enriquecida con aceites de rosa mosqueta, argán o jojoba.

Los filtros solares también son muy importantes para este tipo de piel, ya que al ser más fina, tiene tendencia a que le aparezcan manchas.

CREMA CONTORNO DE OJOS

El contorno de ojos es una zona muy delicada, ya que ahí la piel es mucho más fina, y es por ello que la crema en esa zona es fundamental.

Pieles grasas

El hecho de que no necesites tantas cremas hidratantes no significa que puedas descuidar el contorno de ojos. El principal problema de este tipo de pieles es que se pueden hacer bolsas por acumulo de grasa o hasta placas de colesterol en esa zona y debajo de las cejas.

Utiliza un contorno de ojos tipo gel que active la circulación y no aporte más grasa a la piel.

Pieles mixtas

Si tienes la piel normal debes cuidar del contorno de ojos igual que el resto de pieles, con el fin de evitar la formación de arrugas, bolsas en los ojos o incluso la simple congestión al levantarse.

Pieles secas

A este tipo de piel se le notan más las arrugas de expresión, por lo que es importante utilizar un contorno de ojos tanto por la mañana como por la noche. Si es crema, ha de ser grasa y se ha de aplicar formando círculos para facilitar la absorción.

Esperamos que estas indicaciones te sean de ayuda para cuidar mejor tu piel.

Y tú, ¿Cuál es tu rutina de cuidado de la piel? ¡Cuéntanos!