Así como cambiamos nuestra rutina de belleza y nuestro armario de invierno a verano, también lo debe hacer la alimentación. Las altas temperaturas, las horas extensas de sol y nuestro cambio en la rutina (sí, todos estamos de acuerdo que en verano nuestros ritmos se aceleran, salimos más, hacemos más cosas y nos cansamos más) todos estos factores hacen que tengamos que tener muy en cuenta el tipo de alimentación que llevamos y los nutrientes que le proporcionamos al organismo durante estos meses. ¿Cuáles son los mejores? Vamos a contártelo.

ensalada de verano

La alimentación es tan importante para nuestra salud como para nuestra belleza: una dieta basada en azúcares puede causar glicación, que se refleja en la inflamación de nuestra piel, y una dieta escasa en agua y líquidos puede significar una piel más seca y con falta de vida. Es por eso que elegir bien los alimentos es vital para mejorar nuestro estado físico y psíquico a la vez que la belleza de nuestra piel.

1. Procura que tu alimentación sea rica en verduras, frutas y pescado, intentando siempre elegir productos de temporada y alimentos que se encuentren en nuestro país: la fruta exótica es deliciosa, pero nuestro cuerpo no está bien adaptado a ella.

2. Bebe mucha agua: es importantísimo para recuperar los líquidos perdidos con el calor. Si quieres, añádele limón, pepino o naranja en trozos para darle más sabor y así no olvidarte de tomarla.

3. En verano, y con el calor, hay más cantidad de gérmenes en el aire y más posibilidades de intoxicación alimentaria. Sobre todo, ten cuidado con las salsas como la mayonesa y con los productos preparados. Para conservar bien los alimentos, usa siempre la nevera.

4. Consume carne magra e intenta reducir al máximo la cantidad de grasas malas y calorías vacías. Opta por alimentos frescos, saludables, y intenta cocinarlo todo a la plancha, parrilla o al horno.

5. Te dejamos con una lista de los alimentos que no deben faltar en la lista de la compra:

- Tomate: El gran aliado de nuestra dieta y el rey del verano: el tomate es una fruta con alto poder antioxidante y protege sobre muchas enfermedades. Además, protege la vista de los rayos UV . No hay nada más rico que una ensalada de tomate, un salmorejo o un gazpacho en verano.
- Frutos rojos: como dice el Dr. Perricone, los frutos rojos son ricos en nutrientes, vitaminas y antioxidantes naturales. Además, muchos de ellos previenen enfermedades como la cistitis y ayudan a mejorar la calidad del sistema inmunológico.
- Pescado azul: ya sean sardinas, atún, salmón o boquerón: todos ellos son pescados sanísimos y con un alto aporte de ácidos Omega 3 que te ayudarán a controlar tu metabolismo, desinflamar la piel y el organismo y reducir el colesterol.
- Sandía: una fruta rica en agua, fibras y además, deliciosa. Contiene Vitamina C, licopeno y beta caroteno y es perfecta para controlar el apetito, mejorar la salud del corazón y reducir el daño de los radicales libres.
- Aguacate: la fruta de la belleza eterna. Sus beneficios son tantos que no se pueden nombrar todos, y aunque es una fruta con gran cantidad de grasas (saludables) es perfecta para controlar el peso, bajar el colesterol malo y proteger las arterias.
- Melocotón: una de las frutas de temporada que más propiedades tiene. Rico en fibra, el melocotón ayuda a cuidar de tu cabello, uñas y huesos y tiene un gran poder laxante. Además, es bueno para la vista i un gran antioxidante gracias a su cantidad de betacarotenos.
- Conejo: de entre todas las carnes, la del conejo es una de las más magras, con una baja cantidad de grasa saturada y rica en proteínas de alta calidad. ¿No lo has probado nunca?¡ Pues ya estás tardando!

Apunta estos alimentos en la lista de la compra y sigue una dieta equilibrada: verás como el verano te parece más fácil que nunca, y disfrutas aún más de tus vacaciones, con la salud y la vitalidad por todo lo alto.

ensalada