Siempre hablamos de todo lo que debemos hacer para proteger nuestra piel, hidratarla y tratarla con los principios activos adecuados, pero muchas veces nos olvidamos de una parte del rostro que es igual de importante: los labios.

Cuidar de ellos es tan fundamental como cuidar de la piel y el contorno de los ojos, y sin embargo, los labios suelen ser los grandes olvidados. Hoy os hablamos de los principales problemas que pueden surgir en esta zona y cómo podemos frenarlos para embellecerla. ¡Sigue leyendo!

Los labios y su composición

La piel de los labios es muy delgada sensible y delicada, y es por este motivo que rápidamente se seca, se deshidrata y delata el paso del tiempo con aparición de líneas finas y arrugas. ¿Por qué?

Su piel carece de glándulas sebáceas, lo que significa que no produce sebo y no puede rehidratarse de forma natural. Justo debajo de la fina capa de piel de los labios, hay músculo, y es por eso que es una de las partes más activas de nuestro cuerpo pero también de las más frágiles y quebradizas, pues sólo dos capas de epitelio cubren esos músculos. Esto provoca que tanto los cambios bruscos de temperatura como los radicales libres dañen esa piel cortándola o secándola.

Aunque tengan una gran cantidad de capilares (que le ofrecen ese color rojizo) y ayuden a la renovación celular, estos no son del todo capaces de protegerlos de los agentes externos que lo dañan y causan su envejecimiento prematuro, haciendo inevitable el hecho de que debemos cuidar de ellos con productos extra.

Los principales signos de envejecimiento

Para empezar, la capa de piel de los labios decrece un milímetro cada cinco años, volviéndose más fina y por lo tanto más frágil. Si le sumas al envejecimiento natural los agentes externos climáticos, es decir, las temperaturas extremas de sol y calor, conseguimos una piel frágil que además se seca y se rompe causando pequeñas grietas y líneas verticales, llamadas código de barras.

Por último, tenemos que tener en cuenta que usamos los labios cada día para hablar, comer, beber, reír e incluso besar. Cada uno de los gestos que realizamos con ellos, hacen que se acentúen las líneas de expresión, que se forman a nivel dermo-muscular.

Cómo cuidar de ellos

Para cuidar de ellos, no sólo hace falta hidratarlos, sinó establecer una rutina de belleza diaria que empieza por la maána y termina por la noche:

1. Hidrátalos: eso es esencial y todos lo sabemos. Hazlo con un buen bálsamo, o crema labial por la noche, ya sea natural con remedios naturales (aceite de oliva, aceite de rosa mosqueta, etc) o bien productos cosméticos específicos con vitamina A, que aumenta el colágeno de la piel. Durante el día, aplica una barra de labios hipoalergénica con SPF, como podría ser el No Lipstick Lipstick de Perricone, con Neuropéptidos y factor de protección.
2. No los muerdas ni intentes arrancar las pieles muertas: eso genera arrugas y cortres, y puedes llegar a causar sangre e infecciones.
3. No los humedezcas con la saliva: esta tiene otro pH diferente al de la mucosa y muchas bacterias a las que los labios no están acostumbradas. A diferencia de lo que crees, la saliva no va a hidratarlos.
4. Secarlos y lavarlos después de comer cosas picantes o saladas, que suelen irritarlos. Lo mejor es evitar este tipo de comidas directamente.
5. No fumes: el humo del cigarrillo, el calor que emite e incluso la pose de los labios en el momento de sujetarlo, lo envejece causando irritación, arrugas y quemazón.
6. Protégelos del sol: usa un bálsamo protector solar a diario, incluso en la ciudad. Una buena opción es el no lipstick lipstick de Perricone, que contiene Neuropéptidos para restaurar la piel e  hidrata y protege del sol con FPS15 de amplio espectro.


7. Ingiere alimentos antioxidantes, como vitamina C y E, que son buenos regeneradores después de la exposición solar.

Por último, queríamos hablaros de un producto súper innovador que no sólo trata los labios sino que también los embellece: estamos hablando de Nº Lips de la marca de_CURE, una marca escandinavia de tecnología avanzada que nos enamoró desde el primer momento. Este producto es un potenciador voluminizador labial con esferas rellenadoras de Ácido Hialurónico que penetran en los labios y atrapan una hidratación intensa, aumentando el volumen alrededor de 50 veces tras 10 minutos de la aplicación. Además de conseguir volumen, restaura el equilibrio de la humedad en los labios a largo plazo y no contiene pigmentos, colorantes o perfumes.