Hoy es el día mundial de comer una manzana al día y queremos hacer un pequeño homenaje a esa fruta tan deliciosa, dulce y sabrosa. Ya lo dice el refrán “An apple a day keeps the doctor away” (es decir, una manzana al día al doctor alejaría) y  es cirtto. Sí, la manzana es una fruta saludable, y como queremos concienciarte de ello para que aumentes su consumo, hoy te damos 10 razones por las cuales deberías comerlas a diario.

Si ya las frutas de por sí son imprescindibles en una dieta equilibrada por su alto contenido en vitaminas, antioxidantes y fibra, la manzana se caracteriza por todos sus beneficios anticancerígenos y cardiovasculares. Aunque es una fruta que siempre se ha  vinculado a la seducción y el deseo de forma negativa, te animamos a que te dejas seducir por su presencia. Allí van las 10 razones:

 

1. Es hidratante y diurética: tiene un 80% de contenido en agua y favorece la eliminación de líquidos

2. Es antioxidante y una fuente de vitamina C, fibra soluble y flavonoides.  La mejor es sin duda la manzana roja, con una capacidad antioxidante mucho mayor que te protege del estrés oxidativo y los radicales libres

3. Ayuda al estreñimieno si se consume cruda y con la piel. En cambio, asada o en compota, es perfecta para cuando se tiene gastroenteritis o problemas en la barriga.

 4. Gracias a su cantidad en potasio es perfecta para la gente mayor o muy deportista, que suele sufrir calambres en las extremidades y presión arterial alta.

 5. Aumenta las capacidades cognitivas: se ha demostrado que quien consume una manzana al día tiene más memoria y más inteligencia.

6. Gracias a las numerosas sustancias fitoquímicas y en la pectina, ayuda a prevenir el cáncer, la diabetes y a reducir los niveles de  colesterol en sangre.

7. Ayuda a bajar de peso por su efecto saciante.

8. Es anti inflamatoria y alivia los problemas respiratorios como el asma gracias a la quercetina.

9. Es perfecta para llevar encima y comerla a todas horas, incluso por la calle.

10. Su piel contiene pectina que ayuda a proteger la mucosa intestinal.