Cuando se acerca el verano empezamos a preocuparnos por la salud, la dieta y nuestro cuerpo. Hoy queremos hablaros de un fruto seco que para nosotros es imprescindible incluir en la alimentación de forma diaria, ya que, aunque nadie le haya otorgado nunca su real importancia, ofrece múltiples beneficios para la salud.

Se trata del pistacho: un pequeño súper alimento que cuida de nuestro cuerpo por dentro y por fuera.

¿Cuáles son sus beneficios?

  1. Cuida del corazón: su gran contenido en omega 3, altos niveles de luteína, beta-caroteno y gamma-tocoferol,  hacen de este alimento un perfecto aliado contra el colesterol y los problemas del corazón. Consumirlo hace que se aumente el nivel de antioxidantes en nuestra sangre, y así conseguimos diluir el colesterol.
  2. Evita los picos de insulina: por eso es un gran aliado contra la diabetes. Contiene fósforo en elevadas cantidades que ayuda a controlar la glucosa en sangre y mantener un normal funcionamiento del metabolismo.
  3. Positivos para los problemas de vista: gracias a la cantidad de carotenoides que contiene, que en gran medida mejoran
  4. Son ricos en Vitamina B6: que ayuda al cuerpo a transportar el oxígeno a las células. Esto es beneficioso para quienes tienen problemas de sueño, cansancio acumulado o anemia.
  5. Ayuda a controlar el apetito: aunque los frutos secos sean muy energéticos y calóricos, estos están llenos de grasas buenas y fibra, que nos sacian el apetito y nos ayudan a estar más tiempo sin ingerir alimentos. Los pistachos, entre todos, es el que menos calorías aporta.
  6. Nos frena del estrés: los pistachos ayudan a bajar la presión arterial y la frecuencia cardíaca en esos momentos que creemos que no podemos más. Cuando te sientas agobiada o estresada, respira hondo y consume un puñado de pistachos: ¡ya verás cómo ayuda!
  7. Cuidan de nuestra piel y su belleza: los pistachos son potentes antioxidantes que contienen vitamina E