¿Qué es la diabetes?

La diabetes es una enfermedad crónica que se origina porque el páncreas no sintetiza la cantidad de insulina que el cuerpo humano necesita, la elabora de una calidad inferior o no es capaz de utilizarla con eficacia.

La insulina es una hormona producida por el páncreas. Su principal función es el mantenimiento de los valores adecuados de glucosa en sangre. Permite que la glucosa entre en el organismo y sea transportada al interior de las células, en donde se transforma en energía para que funcionen los músculos y los tejidos. Además, ayuda a que las células almacenen la glucosa hasta que su utilización sea necesaria. En las personas con diabetes hay un exceso de glucosa en sangre (hiperglucemia) ya que no se distribuye de la forma adecuada. 

 

¿Cuáles son las causas de la diabetes?

La diabetes es una enfermedad que no se contagia de persona a persona, normalmente su desarrollo en el organismo dura varios meses o años. La ciencia no conoce con exactitud las causas, pero si hay algunos factores que intervienen en el desarrollo de esta enfermedad. 

  • Factores genéticos: se heredan de los padres antes de nacer, en algunas familias los genes de la diabetes tipo 1 son transmitidos por los padres a más de un hijo. Un hermano de un enfermo de diabetes tipo 1 tiene un 5% de posibilidades de sufrirla el mismo.
  • Factores medioambientales: puede ser un virus, este factor provoca que el sistema inmunológico del organismo ataca y destruye las células y como consecuencia la producción de insulina se interrumpe. Igualmente, para que este factor tenga un efecto, es probable que los enfermos tengan una predisposición genética.
  • Obesidad: los científicos creen que el sobrepeso podría perjudicar la capacidad del organismo para utilizar la insulina de manera efectiva podría ser una causa para desarrollar la enfermedad.

  

¿Cuáles son los síntomas de la diabetes?

  • Sentir cansancio frecuente.
  • Sed excesiva.
  • Pérdida de peso sin haber cambiado de dieta y rutina piel irritada y seca, con comezón.
  • Problemas en la visión, puede ser visión borrosa o que no se visualiza con claridad.
  • Sensación de hormigueo en las piernas o perder la sensibilidad.
  • Tener heridas que demoran mucho en sanar.
  • Infecciones frecuentes.
  • Náuseas y vómitos.
  • Irritabilidad.
  • Cambios de ánimo.

 

¿Qué tipos de diabetes existen?

Diabetes tipo 1

Las edades más frecuentes en las que aparece son la infancia, la adolescencia y los primeros años de la vida adulta. Acostumbra a presentarse de forma brusca y muchas veces independientemente de que existan antecedentes familiares.

Las causas de la diabetes tipo 1 son principalmente la destrucción progresiva de las células del páncreas, que producen insulina. Ésta tiene que administrarse artificialmente desde el principio de la enfermedad. Sus síntomas particulares son el aumento de la necesidad de beber y aumento de la cantidad de orina, la sensación de cansancio y la pérdida de peso a pesar del incremento de las ganas de comer.

 

Diabetes tipo 2

Surge generalmente en edades más avanzadas y es unas diez veces más frecuente que la anterior. Por regla general, la diabetes tipo 2 también está diagnosticada o la han padecido otras personas de la familia.

Se origina debido a una producción de insulina escasa, junto con el aprovechamiento insuficiente de dicha sustancia por parte de las células. Según qué defecto de los dos predomine, al paciente se le habrá de tratar con pastillas antidiabéticas o con insulina (o con una combinación de ambas). En estos casos el paciente no suele presentar ningún tipo de molestia, ni síntoma específico, por lo que puede pasar desapercibida para la persona afectada durante mucho tiempo.

 

Diabetes gestacional

Se considera una diabetes ocasional que se puede controlar igual que los otros tipos de diabetes. Durante el embarazo la insulina aumenta para incrementar las reservas de energía. A veces, este aumento no se produce y puede originar una diabetes durante embarazo. Tampoco tiene síntomas y la detección se realiza casi siempre tras el análisis rutinario a que se someten todas las embarazadas a partir de las 24 semanas de gestación. Lo que si aumenta en gran medida el riesgo de desarrollar diabetes al cabo de algunos años.

 

 

 

 

Artículo original de Cuídate Plus