Pasadas escasas semanas de unas Navidades con temperaturas suaves, entramos de lleno en el invierno. Y, como cada cambio de estación, nos debemos adaptar a los nuevos ritmos que marcan la estación del frío y la humedad. Es por ello que desde Pure SKin Care os queremos recomendar sobre la alimentación saludable y puramente mediterránea para estar con la energía y las defensas a tope. En este caso, el rico manjar de las frutas.

Son los productos naturales con los colores y texturas más llamativos a la vez que son piezas importantes que en esta estación tan exigente vamos a necesitar. Tanto por sus nutrientes como por sus beneficios sobre nuestra salud que ayudarán a fortalecer nuestro organismo con nuestras defensas por fuera como por dentro.

Y, al contrario de lo que muchos puedan pensar, sí, el invierno es abundante en fruta de temporada. Por ejemplo, los cítricos. Provenientes del género Citrus y familia de las rutáceas, hacen su aparición con colores muy llamativos en las paradas de los mercados y tiendas de alimentación. Limones, naranjas, limas, pomelos o mandarinas, en sus más diversas variedades según su procedencia, se presentan para incrementar la necesaria Vitamina C.

Vitamina C, por dentro y por fuera

Vitamina que, a pesar de su inconfundible sabor ácido, lo puedes disimular si lo tomas licuado o troceado en ensaladas, comidas y postres. Y, por si no lo sabías, el ácido cítrico es uno de los componentes más empleados en la industria cosmética y farmacológica.

Si en Medicina su uso primordial es la de convertirse en parte esencial de los digestivos por facilitar la digestión como las de las comidas copiosas en las pasadas fiestas navideñas. En cosmética, uno de sus principales usos es la protección de la piel. Sus propiedades antioxidantes y conservantes sirven para combatir contra los radicales libres, uno de los factores del envejecimiento. Es por esto que a la familia del cítrico se le otorga un puesto privilegiado en el sector de la belleza y el cuidado personal.

Imagen: @rinajodk