Los cánones de belleza identifican, con numerosos rasgos concretos, a una sociedad en concreto. Desde la Antigüedad han ido influyendo en las maneras de vestir, de acicalarse y hasta en las normas de comportamiento de los individuos y de los colectivos. En muchas ocasiones, se han caracterizado por traspasar todo tipo de fronteras: las geográficas y culturales así como las del propio espacio temporal.

Y muchas de estas reglas estéticas, que se marcan como fuego etéreo en la memoria colectiva, continúan trascendiendo e inspirando hasta hoy día nuestro modus vivendi. Otras reglas fueron efímeras y desaparecieron. Sólo unas pocas han cambiado por completo. Un claro ejemplo es el cuidado personal y los hábitos higiénicos que mejoraron la calidad de vida con su expansión en la Revolución Industrial.

Es a partir del siglo XX, cuando el texto escrito y la palabra tuvieron que compartir ese privilegio de traslación de toda clase de tradiciones con la fotografía y la cinematografía (la imagen). Éstas impregnarán nuestra retina y nuestro subconsciente con los  mitos y costumbres que perdurarán en el tiempo.

Con toda probabilidad, una de estas grandes leyendas del cine sobre la belleza que ha llegado hasta nuestros días fue con la película Cleopatra. La que fue la última Reina del Antiguo Egipto se adelantó a sus tiempos para encarnar a la mujer diez, segura de sí misma, con atractivos irresistibles y con una influencia sociopolítica sólo comparable a otra reina egipcia Nefertiti, más de mil años antes.

Antienvejecimiento lácteo

Encarnada por la oscarizada Elizabeth Taylor, gracias a la actriz angloamericana, conservamos en nuestra memoria algunas imágenes inolvidables del filme dirigido por Joseph L. Mankiewicz, ganador de cuatro premios Óscar. Una de aquellas populares secuencias  es la del baño con leche de burra. Sin perder un ápice de glamour, Taylor convirtió aquel tratamiento natural en un icono moderno del antienvejecimiento.

Sin saberlo, aquel baño real de la actriz contenía grandes cantidades de ácido láctico que, combinado con miel de abeja, era capaz de nutrir las células de su piel para volver a darle un aspecto rejuvenecido. Al mismo tiempo, disfrutaba de un buen momento de relax que le otorgaba otros placenteros beneficios psicológicos, liberando tensiones y, como definimos hoy día al estado perpetuo de nervios, el estrés.

Hoy día, las tendencias del cuidado personal caminan en la misma dirección que antaño. Buscamos en nuestro tiempo libre momentos de relajación al mismo tiempo que queremos mimar la piel y la imagen con ingredientes naturales, alejados de los derivados del petróleo, pero mejorados biológicamente. 

Alfa–Hidroxiácidos en frutas 

Hoy día, sabemos que la leche agria que tomaba Cleopatra era rica en ácido láctico, uno de los Alfa–Hidroxiácidos con mayor beneficio para la piel. Estas sustancias naturales que, como en aquel popular baño de leche, se encuentran asimismo en otros alimentos tan vitales como las frutas. El limón (ácido cítrico) y otros frutos como la manzana (ácido málico), la uva (ácido tartárico) o incluso la planta de la caña de azúcar (ácido glicólico) aportan nutrientes que se convierten en los mejores aliados anti-envejecimiento.

Gracias al efecto exfoliante, estos hidroxiácidos regeneran y dan volumen a la piel gracias a la formación de fibras de colágeno y elastina desde el interior de la capa basal gracias a su función de síntesis de biomoléculas dérmicas. Con este aporte de hidroxiácidos, se alcanza a suavizar las arrugas o cicatrices poco profundas así como se evita la aparición de comedones o incluso de acné. Además, con este aporte natural, se combate la pigmentación del cutis por los años de exposición al sol, el tan temido fotoenvejecimiento.

Novedades antiedad

Es por ello que desde Pure Skin Care recomendamos sólo productos con contenidos naturales pero revolucionarios con tu piel como los de la prestigiosa marca Medik8, especializados en el anti-envejecimiento y la belleza de la piel como el recién llegado a nuestras estanterías:

el aceite facial Glow Oil, con grandes aportes de vitamina C y una rica mezcla de 12 aceites con Omega 3 y 6. Otra novedad es el White Balance Click, un suero idóneo para el tratamiento de las manchas de pigmentación. 

Además, la marca inglesa es número uno en cremas hidratantes antioxidantes y antiedad como con el White Balance Day y White Balance Night. La primera cuenta con un filtro de amplio espectro de protección UVA y UVB para el día y la segunda lo compone una crema hidratante de noche para reparar y regenerar la piel.

Si quieres una oferta especial, Medik8 ofrece un Kit Pigmentación que incluye el Gentle Cleanse, el White Balance Day y White Balance Night y el White Balance Click.

Desde Pure Skin Care siempre recomendamos el empleo de estos productos acompañados de un adecuado asesoramiento realizado por especialistas y técnicos en tratamientos corporales y de la piel. Consulta nuestro listado de 

Asimismo, en este asesoramiento se debe definir el Ph y el tipo de piel (seca, mixta, grasa…) con un diagnóstico exhaustivo que se puede llegar a realizar dentro de un programa completo sobre cuál será el tratamiento más ideal. De esta manera, se puede llegar a tratar de la mejor manera posible los factores antiaging, con indicadores como la frecuencia o la duración del tratamiento para cada caso en particular, para devolver el mejor aspecto a la piel.

Imagen: @Slayertxu