Una alimentación equilibrada es fundamental para conseguir un cutis sano y sin imperfecciones. De lo contrario, el exceso de toxinas se mostrará en forma de tez apagada y granitos

¿Sabes cómo cuidar el cutis? El cuidado de nuestro cutis se puede hacer de manera natural, prescindiendo de productos artificiales y siguiendo algunos consejos saludables, para tener siempre una piel radiante, firme y libre de impurezas.

Explicamos la importancia de la alimentación y de los buenos hábitos en nuestra piel, y damos las claves sobre cómo cuidar nuestro cutis paso a paso y usando sólo productos naturales.

Alimentación

La piel es un reflejo de nuestra salud. Si el organismo está sobrecargado de toxinas, éstas saldrán a través de los poros de nuestra piel y nuestro cutis se resentirá y se mostrará apagado y con impurezas. Por ello es fundamental alimentarnos de manera equilibrada, aportando las cantidades suficientes de hidratos de carbono y proteína. En nuestra dieta diaria no deberían faltar:

  • Frutas y verduras, crudas y cocinadas, de todos los colores
  • Cereal integral
  • Legumbres
  • Frutos y frutas secas
  • Semillas (de girasol, de calabaza, de lino, de chia) y aceites de semillas de primera presión en frío
  • Superalimentos: levadura de cerveza, germen de trigo, espirulina
  • Proteína animal ecológica

Malos hábitos

Además de elegir buenos alimentos que mejoran la piel del rostro, también debemos intentar evitar los malos hábitos como el tabaco, que quita brillo y color a nuestra piel, o el alcohol, que nos desmineraliza. También deberemos evitar el estrés y la falta de ejercicio, que oxidan nuestro organismo y le roban el oxígeno.

Clima

Según el clima de la zona en que vivamos protegeremos a nuestra piel de una manera u otra, evitando las situaciones extremas. Si es un clima seco daremos mucha importancia a la hidratación diaria de la piel, y si es una zona de mucha radiación solar evitaremos las horas de máxima exposición, usaremos sombrero o gorra y usaremos diariamente crema con factor solar.

Beber agua

Muchos problemas leves de piel se solucionan bebiendo la suficiente agua durante el día, fuera de las comidas. Recomendamos hacer la prueba, especialmente a personas de piel seca o con impurezas, de beber diariamente entre un litro y medio y dos litros de agua en ayunas, a lo largo de la mañana y a lo largo de la tarde. Con un remedio tan sencillo y económico nos sorprenderán los resultados.

Cuidados de la piel

Limpieza

Diariamente limpiaremos nuestra piel, especialmente si hemos usado maquillaje. La mejor manera de hacerlo es usando simplemente aceite de almendras, y además así dejaremos nuestro cutis bien hidratado toda la noche.

Exfoliación

La exfoliación es la limpieza de las células muertas de nuestra piel para regenerarla y mantenerla limpia y tersa, pero es algo que sólo realizaremos una vez cada semana o cada quince días. La manera más natural de hacerlo es usando bicarbonato o azúcar, y en este artículo explicamos cómo podemos hacer nuestros peelings naturales.

Hidratación

La hidratación es fundamental, sobre todo si tenemos la piel seca. Para ello usaremos alguno de los siguientes productos:

  • Para la piel seca: aceite de oliva, de argán y/o de rosa mosqueta
  • Para la piel mixta: aceite de coco o de sésamo
  • Para la piel grasa: gel de aloe vera o aceite de coco

Además, podemos aprender a masajear nuestro rostro para que absorva mucho mejor los nutrientes, activar la circulación y conseguir una apariencia rejuvenecida y radiante en pocos minutos.

Nutrición

Una vez por semana deberíamos nutrir nuestra piel en profundidad, especialmente si la tenemos seca, envejecida, o en épocas de climas extremos o estrés. Para ello prepararemos una mascarilla natural que aplicaremos durante media hora.

  • Si tenemos la piel grasa podemos preparar una mascarilla a base de arcilla verde, la cual mezclaremos con agua hasta conseguir una textura untable que no gotee. Evitaremos siempre el contorno de los ojos y cualquier herida o irritación.
  • Si tenemos la piel mixta podemos preparar igualmente una mascarilla de arcilla pero en vez de mezclarla con agua la combinaremos con yogur y 5 gotas de aceite vegetal.
  • Si tenemos la piel seca prepararemos la mascarilla combinando algunos de los siguientes ingredientes, según nuestra preferencia:
  1. Huevo batido
  2. Aceite vegetal
  3. Levadura de cerveza
  4. Yogur
  5. Avena en polvo
  • Si tenemos la piel delicada optaremos por una mascarilla a base de miel y cúrcuma, la cual nos permitirá nutrir y desinflamar la piel.

En muchas ocasiones, los productos cosméticos no alcanzan a ser la única de las soluciones de la salud de nuestra piel. Debemos incorporar estos consejos sobre cómo cuidar el cutis para completar  nuestra rutina diaria. ¡Notarás la diferencia!