En Navidad es normal juntarse con la família, reír, charlar, celebrar, beber, y comer mucho. Sí, es así y todos lo sabemos: en Navidad se come más de lo que nuestro cuerpo necesita y además, alimentos poco saludables para el organismo como los turrones, polvorones, bombones, panteones, y una lista infinita de dulces (artesanos o procesados) que no le hacen ningún bien a nuestra dieta equilibrada que hemos logrado conseguir durante todo el año.

Bien, primero de todo te diremos: ¡No te preocupes! Darse un gusto de vez en cuanto es totalmente necesario para que nuestra mente también esté tranquila y en harmonía. Sin embargo, sí es cierto que entre todas las opciones siempre podemos escoger las más saludable  y la que nos haga sentir menos culpables al final del día, ¿no?.

Por ejemplo, a la hora de elegir entre todo el surtido de aperitivo, opta por la proteína más saludable: el salmón, los langostinos, las almejas, o incluso un poco de jamón serrano. Comer ensalada te irá genial para saciar el apetito. De segundo, en las casas españolas suele haber canelones, pavo relleno, pollo asado al horno, pescado al horno… ninguna de estas opciones será un problema si comes la porción adecuada.

Otros consejos que podemos darte son los siguientes:

1. Bebe mucho agua antes de cada comida

2. Planifica bien los ingredientes que vas a tener siempre en tu nevera y despensa: no compres dulces de más ni hagas comida copiosa de más. Llénala de verduras y frutas para así compensar los otros días.

3. No te pases con el alcohol: escoge siempre la opción más saludable (vino tinto) y cuenta las copas. No dejes que vayan rellenándotela sin haberla terminado antes, así perderás la noción de las cantidades.

4. Introduce Omega 3 en tu dieta estos días: acelera el metabolismo, disminuye la inflamación del hígado y ayuda a eliminar grasas.

Y ahora es cuando llega el dilema… ¡Los postres! Si la comida o la cena se hace en tu casa y tenes la posibilidad de elegir, tenemos la solución: un postre rico y saludable compuesto a base de pera y chocolate. Saciará tu apetito de dulce porque es goloso, pero no deja de ser una indulgencia inofensiva para tu dieta, ¡sobre todo si la realizas a base de chocolate puro!

Este postre es totalmente equilibrado porque combina el poder del omega 3 de las nueces y el cacao, la fibra de la pera y los beneficios antioxidante del cacao, que además ayuda a reducir el colesterol y los triglicéridos gracias al poder de los flavonoides.

foto: wildforfood

Ingredientes:

Peras

Chocolate 80% puro, sin azúcares añadidos

Nueces o almendras picadas

Opcional: canela, clavo, o cualquier otra especia.

Preparación:

1. Limpia las peras y vacía el núcleo y las semillas.   

2. Hiérvelas durante 2 minutos al baño maría con canela en rama, clavo, etc. Sácalas del agua y deja escurrir

3. Derrite el chocolate a fuego lento en una cacerola pequeña, revolviendo con frecuencia durante 3-5 minutos.   

4. Sumerja las peras hasta la mitad y ponlas directamente en una rejilla para deshacerte del exceso de chocolate. Luego espolvorea el lado sumergido con las nueces crudas y colóquelas en papel encerado.   

5. Deja enfriar y… ¡Listas para comer!