La cosmecéutica se instaló en los años 90 en Europa para quedarse. Desde entonces, con la entrada en el siglo XXI sigue revolucionando día a día la tendencia de la belleza definida por su alta capacidad bioquímica. O dicho de otra manera: según el tipo de principio activo usado y su concentración exacta permitirá que la fórmula sea capaz de llegar donde nadie lo hace.

Por esta razón, los productos procedentes del sector cosmecéutico cumplen sus funciones terapéuticas a la vez que estéticas gracias a que sus componentes innovadores son altamente activos y de poderosa acción que penetra suavemente en el tejido cutáneo. Todos y cada uno de estos productos y marcas del mercado cumplen con la seguridad del usuario. Han debido pasar por todos los controles sanitarios marcados por la administración y otorgar una total transparencia de la información de las pruebas toxicológicas realizadas para su puesta a la venta pública.

Normativa europea

Esta fuerte interrelación entre la cosmética y la farmacéutica se cumple a rajatabla con la entrada del nuevo Reglamento para la industria cosmética a nivel europeo en vigor desde el pasado verano de 2015.

Es por ello que detrás de la cosmecéutica se encuentran marcas que buscan en esta línea de “cosmética ética”, caracterizada por sus tratamientos reactivadores, una tendencia basada en métodos menos invasivos y más naturales que los puramente médico-estéticos (como por ejemplo, los relacionados con la cirugía estética).

Gracias a los equipos profesionales que existen detrás, muchas veces se encuentran liderados por verdaderos pioneros en la investigación como el Dr. Michael Brinkenhoff (Revitalash nació contra el cáncer de mama), el Doctor Nicholas V. Perricone, profesor de Medicina de la Universidad de Michigan y padre de la Teoría del envejecimiento causado por la inflamación celular y molecular (con 130 principios activos patentados) o Elliot Isaacs, fundador de Medik8 (empresa pionera en la investigación de la ‘cosmecéutica verde’). Son sólo tres claros ejemplos de hacia dónde se dirige el presente y el futuro del cuidado personal integral y natural siempre bajo protocolos fiables y seguros.

Las esteticistas de la cosmecéutica

En Europa y, en concreto, en España las profesionales estéticas deben estar perfectamente preparadas con una adecuada formación a sus espaldas que las capacita para adquirir nuevos métodos de tratamiento.

Como claro ejemplo de lo citado, esta tercera semana de enero la responsable internacional de formación de la marca inglesa Medik8, Alison Wait, desarrolló una pedagogía intensiva de sus productos a las técnicas esteticistas de Pure Skin Care en Badalona (Barcelona) como con los nuevos productos White Balance Click y el Glow Oil, ambos de Medik8, donde se comprobaron los magníficos resultados.

Las esteticistas adquirieron las oportunas clases teóricas de los productos Medik8 para después, en las salas perfectamente acondicionadas, probar in situ los efectos beneficiosos para la piel como en los casos concretos de sequedad o exceso de grasa, de manchas en la piel, envejecimiento o de acné.

Ante cualquier duda, la visita a un dermatólogo aclarará el tipo de piel y la clase de tratamientos adecuados para cada tipo de piel donde el 80% de los productos cosméticos pertenecen a la cosmecéutica.

Una de las pautas básicas a seguir indicaría que es conveniente el uso por el día de los protectores solares (también en invierno) y de antioxidantes para después, a la caída del sol, usar los retinoides, los péptidos y los factores de crecimiento para aprovechar en todo su esplendor el sueño reparador.