Durante los últimos años, el mercado cosmético ha crecido enormemente y han aparecido una gran cantidad de productos de belleza que prometen imposibles, o bien que basan su formulación en ingredientes que nunca hubiéramos imaginado. Aunque pocos de estos “nuevos ingredientes” van seguidos de una evidencia científica detrás, los fabricantes aseguran grandes resultados y los consumidores creen firmemente en su uso.

Estos mitos y tendencias sin base científica  son muchas veces, mero producto del márqueting, sustentado por las celebrities o por artículos patrocinados.

Hoy en Pureskincare queremos desmentir algunos de estos falsos rumores y mitos cosméticos: el de la baba de caracol y el veneno de abeja.

1. La baba de caracol

Hace unos años aparecieron una gran cantidad de productos cosméticos con baba de caracol, o incluso tratamientos que usaban el caracol directamente en contacto con la piel.  ¿Por qué?

El mito:

La baba de caracol apareció como un ingrediente milagroso: ayudaba a eliminar arrugas, cicatrices, varices, y manchas. Según dicen tiene grandes cantidades de proteínas, ácido hialurónico y antioxidantes. Además, contiene alantonina, una sustancia activa natural empleada para favorecer la cicatrización de heridas y úlceras. Es aclamada como una poderosa arma de estimulación del colágeno y la elastina.

La realidad:

Aunque es cierto que la baba de caracol contiene alantonina, esta sustancia está en unas concentraciones muy por debajo de las dermatológicamente útiles, y en cambio, los beneficios que ofrece y los ingredientes útiles de la baba de caracol se pueden sintetizar fácilmente en laboratorio sin necesidad de usar este producto. Además, los estudios demuestran el efecto de la baba de caracol únicamente en cultivos de células, y no en la piel.

2. Veneno de abeja

Últimamente algunas celebrities han hablado de sus hábitos cosméticos. Entre todos, apareció el uso del veneno de la picadura de la abeja (la primera en darle popularidad al mito fue Kate Middleton) como una alternativa al bótox natural. Pero, ¿es cierto que este veneno tenga propiedades sobre la piel?

El mito:

Se dice que, aplicando pequeñas cantidades de veneno de abeja en cremas, la piel cree haber sido picada, por lo que la sangre enviada al área afectada estimula el colágeno, manteniendo la piel firme y juvenil.

La realidad:

No es cierto que el veneno aplicado en crema tenga ninguna acción sobre la musculatura de nuestra piel ni aumenten la síntesis de colágeno.  Lo que ocurre realmente es que se produce un efecto flash sobre la piel al tratarse de una sustancia irritable, por lo que la piel se irrita e inflama inmediatamente, pero la zona no se trata ni se beneficia en ningún momento de las propiedades del veneno. Además, hay la posibilidad de contraer reacciones alérgicas en la piel.

En Pureskincare estamos comprometidos con la cura de la piel y creemos en la cosmética con ingredientes seleccionados en base a la literatura de investigación sólida, con datos de prueba fiables. Tanto Medik8, como Perricone, Revitalash y Elizabeth Arden Pro son marcas con productos testados clínicamente e ingredientes activos estables.