Aún quedan dos meses para el verano, pero es hora de empezar a preparar tu piel para los rayos de sol y conecer todas las formas de evitar los errores que solemos cometer cada año.

Como muchos sabréis, el calor provoca deshidratación y sudoración de la epidermis, por lo que aumenta la humedad en la piel, haciéndola más receptiva a las infecciones. El sol nos da, pero también nos quita, sobretodo si nos exponemos a él en grandes cantidades, provocando manchas, quemaduras, sequedad...

¿Quieres una piel perfecta y radiante, y a la vez disfrutar del sol? Pues no bajes la guardia, ¡y lee nuestros consejos!


1. Protector solar: hablamos de incluir en tu rutina diaria el uso de cremas y maquillajes que tengan un filtro solar más alto del 15 SPF. No es necesario que vayas a tomar el sol: la simple exposición al aire libre ya es suficiente para usar bloqueador solar. Nosotros recomendamos las hidratantes diarias de Medik8, que llevan entre 15 y 30 SPF y cumplen la función de proteger tu rostro de los rayos UVA.
2. Limpieza suave: la piel debe limpiarse con productos que no alteren el PH natural, ni que lleven demasiados perfumes, parabenes y colorantes. Es importante que no irriten nuestra piel, pero que ayuden a eliminar la suciedad sin fortar fuertemente. Si has ido a la playa, limpia tu piel después para evitar el bloqueo de los poros que pueden causar brotes de acné.
3. Exfoliación: Aunque debemos hacerlo durante todo el año, exfoliar nuestra piel una o dos veces a la semana ayuda a la eliminación de células muertas y permite su regeneración. Cream Cleanse será tu aliada en este proceso.4. Hidratación profunda: Lo principal: beber mucha agua. Seguidamente, debemos hidratar la piel constantemente, siempre al salir de la ducha, y antes de ir a dormir. No sólo hablamos del rostro y las manos, sino de todo el cuerpo. Una buena opción es Cold Plasma Body: una crema reafirmante corporal que hidrata en profundidad sin sulfatos, colorantes y fragancias.
5. Ropa adecuada: usa ropa ligera y holgada, que no provoque sudoración ni humedad en tu cuerpo, con tejidos como el lino o el algodón. Los zapatos, que no sean muy tapados para evitar la aparición de hongos.
Cuida tu alimentación: modera el consumo de proteínas animales y las comidas copiosas que puedan relentizar las digestiones. Prioriza siempre el consumo de frutas y verduras, sobretodo de temporada, que te darán el aporte necesario de vitaminas, antioxidantes y minerales necesarios para el cuidado de la piel. ¿Una buena comida? Empieza por un gazpacho de sandía y sigue con una ensalada fresca de brotes tiernos, gambas, frutos secos y AOVE.
6. ¡Duerme! Todos sabemos lo importante que son las horas de sueño. Durante estas horas que nuestro cuerpo descansa, las células se reproducen y recuperan su fuerza.
7. Cosméticos antioxidantes: durante estos meses, adapta tu rutina de belleza con productos cosméticos que contengan una gran dosis de antioxidantes, importantes para frenar los radicales libres y prevenir el envejecimiento cutáneo. Una opción perfecta es Firewall de Medik8.