Aunque no lo creas, todo lo que comes y la dieta que lleves a diairo puede causar grandes problemas de dentro hacia fuera: desde mal aliento, olor corporal, urticaria o inflamación celular. Cómo tu cuerpo reacciona a cada alimento se ve reflejado en nuestra piel, en nuestro exterior, y es por eso que hoy haremos un breve repaso sobre aquellos problemas más comunes y sus posibles causas. Porque al contrario de lo que crees, mucho de lo que consumes no es beneficioso para tu organismo ni la belleza de tu piel.

Decoficando la digestión

La forma en que tu cuerpo digiere y procesa cada alimento y nutriente es esencial para entender todo lo demás. Aunque creas que tu estilo de vida y dieta es de lo más saludable, seguramente sigues teniendo problemáticas entorno a la belleza de tu piel y tu cuerpo, y eso es a causa de las malas digestiones.
Cuando lo que consumes no puede ser bien digerido, el alimento se asienta en el estómago por mucho tiempo, causando la aparición de bacterias y toxinas. Estas no sólo perjudican al organismo sino que se expulsan por los poros de la piel, causando la inflamación celular y los malos olores corporales.
¿La clave? Ser conscientes de lo que consumes y de cómo tu cuerpo se adapta a cada alimento, para poder eliminar de la dieta aquellos que no le sientan bien ya sea por alergia, intolerancia o mala digestión. Vemos los problemas uno por uno:


Olor corporal

Nuestra sistema digestivo es el encargado de eliminar las toxinas que generan los alimentos de forma natural. Estos órganos pueden acabar perdiendo su eficacia para hacer desaparecer las bacterias y la toxicidad, por lo que se sobrecargan y llegados a este punto, las toxinas deben expulsarse por los poros. Es así como se genera el mal olor. Algunos de los alimentos más difíciles de digerir y que, por lo tanto, causan más olores son las carnes rojas, embutidos, etc. Evítalos siempre que sea posible, consumiendo más carne magra, pescado o tofu. Incrementa tu consumo de frutas cítricas y aliviarás aún más la toxicidad.

dieta anti belleza

Mal aliento

El mal aliento es causado, básicamete, por el consumo excesivo de alimentos ácidos, con un alto grado de acidez. Por ejemplo, beber demasiadas bebidas gaseosas, café, o alimentos altos en grasas saturadas pueden generar que nuestro aliento empeore. Aunque no lo creas, el consumo excesivo de chicles también puede causar este efecto: aunque en primer efecto parezca que su función es la de hacer desaparecer el mal aliento, únicamente lo camufla, y de hecho, lo aumenta a causa del contenido en azúcares, edulcorantes y ácidos. ¿La solución? Alcalinizar el cuerpo con zumos verdes, agua tibia con limón, y agua pura.


Caries dental

La caries dental es uno de los problemas más comunes y como muchos sabréis, es causada sobre todo por el consumo de azúcares y los ácidos. Pues bien, algunos de los alimentos mayormente culpables son los frutas secas, el vino blanco y los zumos envasados: llenos de azúcares y calorías vacías. Si te gusta tomar agua con limón, evita hacerlo directamente del vaso y usa una pajita: así los dientes no tendrán contacto directo con el jugo ácido.


Acné y sebo

Dependiendo del tipo de piel de cada persona, y por supuesto, de la edad (pues durante la adolescencia es muy común la aparición de problemas en la piel, acné y espinillas) es cierto que el consumo de ciertos alimentos pueden promover su aparición. Uno de los principales culpables de los puntos negros y acné son los niveles de insulina. Cuando nuestros niveles de azúcar e insulina en sangre se elevan,, experimentamos un aumento importante de sustancias químicas inflamatorias a nivel celular. La clave está en no abusar de las grasas y sobretodo, de los lácticos: el queso, la mantequilla, la leche y los helados. Otros alimentos prohibidos son la mantequilla de cacahuete, los alimentos procesados la bollería industrial, las comidas pre-cocinadas, los zumos y bebidas enlatadas, etc. Todos ellos generan un desequilibrio hormonal que se refleja en nuestra piel.


Envejecimiento prematuro

De esta problemática os hablamos siempre, y es que el Dr. Perricone es un experto en la inflamación celular y la dieta. Como ya sabréis, una mala alimentación puede provocar una respuesta inflamatoria en el cuerpo y exageran una serie de problemas de la piel: arrugas, piel seca, eczema, rosácea y mucho más. Es por eso que él recomienda la dieta anti-inflamatoria que consiste en alimentos anti-inflamatorios, antioxidantes y suplementos tópicos como el Omega 3 y la vitamina C.


La solución general

Evitar los alimentos procesados, los azúcares refinados y la carne roja. Elimina de tu dieta las bebidas gaseosas, el alcohol duro (sí puedes tomar vino tinto) y bebe más agua pura y jugos de fruta natural.
Intenta no mezclar proteínas y carbohihdratos en el mismo plato: ya que son alimentos que precisan de diferentes jugos gástricos y comerlos juntos, causan un incremento de bacterias en nuestro cuerpo.
Reduce el consumo de sal y susituye las harinas refinadas por harinas integrales, espelta, avena, y otros cereales llenos de nutrientes.
¿Los postres? Olvídate de ellos durante la semana y así los disfrutarás más los días festivos. Los permitidos, son el chocolate negro, gran antioxidante, las frutas naturales y el kéfir sin azúcar.
¡Y evita al máximo el café!