Es difícil saber elegir una crema entre las mil marcas cosméticas que existen en el mercado y todas sus gamas de productos existentes. Todos prometen milagros y muchos tienen los mismos beneficios y funciones, pero argumentadas de otra manera.
Aunque no es común hacerlo en España, en otros países ya son la mayoría de mujeres y hombres las que leen los prospectos de cada cosmético para saber qué propiedades llean y cómo pueden favorecer a su piel. Nosotros, en cambio, aún nos dejamos engañar por la mayoría de spots publicitarios.


Hoy pues, vamos a hacer un pequeño repaso por los principales principios activos clave para tu piel y su rejuvenecimiento. Aunque cada piel es distinta dependiendo de su edad, problemática y preocupación, estos ingredientes son básicos para un cuidado de la piel. ¿Cuáles son?


Hidratantes:

Un ingrediente vital para tu cutis es el Ácido Hialurónico: el encargado de hidratar tu piel y aportarle humedad. Su función es retener una gran cantidad de agua en la piel para calmarla y ofrecerle una textura, elasticidad y luminosidad mejoradas. Puedes encontrarlo en Hydr8B5 de Medik8


Fotoprotectores:

No hay nada más importante antes de tratar que prevenir el envejecimiento y proteger nuestra piel de los radicales libres y rayos UVA. Los daños solares son responsables del fotoenvejecimiento, y combatir este efecto significa combatir el 80% de las causas del envejecimiento prematuro de la piel. ¿Cómo lo hacemos? Aplicando cremas fotoprotectoras con un filtro solar de amplio aspectro, mejor si es SPF 30, por todo el rostro y también cuerpo si es que vamos a exponernos al sol en la playa o montaña. Cuantas más veces repites la operación al día, mejor. TAP 50 de Elizabeth Arden Pro es un protector solar SPF 50 con acción antiedad.

 

Antiinflamatorios:

En concreto hablaremos de la Niacinamida (vitamina B3). Este ingrediente es perfecto para mantener la hidratación de la piel, ,mejorar su tono y textura y reducir las manchas. Además, aumenta la producción de colágeno y combate las líneas de expresión, a la vez que desinflama la piel y combate el acné.

Antioxidantes:

Tanto la vitamina C como la vitamina E son sustancias antioxidantes que protegen la piel de los daños medioambientales y los agentes externos que deterioran nuestras fibras de colágeno, como la contaminación. Si no nos protegemos contra estos radicales libres, nuestra piel empieza a perder firmeza y elasticidad y puede sufrir inflamación celular. Es por eso que los antioxidantes son tan importantes para intervenir en estos procesos metabólicos, bloquear el efecto nocivo de los radicales, reparar los tejidos y producir colágeno. Puedes encontrar productos con Vitamina C Estable tanto en la gama cosmética de Medik8 como de Perricone MD


Hidroxiácidos:

Los hidroxiácidos tienen diferentes funciones en la piel dependiendo de cada uno, pero todos tienen en común su función antiedad: devolverle a la piel todo su esplendor retirando las células muertas de la parte superficial . debemos diferencias entre Ácido salicílico (betahidroxiácidos) para pieles grasas o acnéicas, o bien los alfahidroxiácidos (AHAs) con una acción exfoliante más intensa.

Retinoides:

Los retinoides, en concreto el Retinol, son derivados de la Vitamina A que se encuentra de forma común en los productos antiedad gracias a su poder de mejorar el aspecto visible de la piel: pérdida de luminosidad, elasiticidad, líneas finas y arrugas. Además también es el encargado de aumentar la producción de colágeno en la piel y hidratarla en profundidad. Por último, tiene un efecto anti-acné y anti-imperfecciones, iluminando la piel y ayudando a la despigmentación.

Iluminadores:

Si tu deseo es iluminar y despigmentar la piel para alisar y unificar el tono a la vez que desaparecen las manchas, el Ácido Kójico debe estar presente en tus cosméticos. Este principio activo se usa en productos iluminadores para emparejar las pieles, aclarar el melasma e inhibir la producción de melanina para mejorar el aspecto de pieles manchadas por el sol.