Hoy en día encontramos todo tipo de fruta y verdura durante todos los meses del año, sea de origen mediterráneo como tropical. Esto ha originado la pérdida de concienciación sobre la estacionalidad y temporalidad de cada producto: lo queremos todo y lo queremos ahora, por lo que podemos consumir aguacate los 12 meses del año, comer uvas en invierno o sandía en marzo. Pero, ¿Es eso sostenible y saludable?

La respuesta claramente es no: aunque el acceso a fruta y verdura de importación sea cada vez mayor, y crezcan los invernaderos donde se cultivan frutos que no son de temporada, debemos ser conscientes de los riesgos de consumir estos alimentos y de los beneficios que tiene el consumo de fruta y verdura local y de estación en nuestra región.

Te lo contamos:

  1. Se trata de alimentos producidos en su momento y clima óptimo, por lo contienen mayor valor nutritivo y se les saca más partido a sus propiedades y vitaminas.
  2. Se ayuda a la reducción de energía y CO2 emitido por la energía consumida al importar y exportar fruta y verdura de otras regiones.
  3. Se impulsa la economía local y se refuerza la agricultura más sostenible.
  4. Se evita la implantación de monocultivos intensivos que agotan la tierra y que desfavorecen a la sostenibilidad del planeta
  5. De la tierra a la mesa: potenciar el consumo de la fruta y verdura en tiendas de barrio y ecológicas, y optar por las piezas más imperfectas es la elección más inteligente: son éstas las menos modificadas genéticamente y por lo tanto, más puras y llenas de sabor.
  6. Hacer caso a la naturaleza es crucial: ella nos ofrece lo que necesitamos en cada estación. En invierno, más vitamina C para el sistema inmunitario (naranjas, pimientos, kiwis), y en verano, más agua para hidratar el cuerpo (sandía, melón, pera).

¿Entonces, cómo elegimos?

  1. Elige dependiendo de la temporada y tus necesidades nutricionales.
  2. Siempre opta por alimentos de origen local y agricultura ecológica
  3. Prefiere fruta de la región antes que fruta tropical
  4. Mantén en tu selección de frutas y verduras, aquellas que puedes consumir durante todo el año: limones, manzanas, naranjas, peras, piñas y plátanos.

Ahora que llega el verano...

Opta por consumir aquellas frutas más ricas en betacarotenos y agua, que hidratan y protegen la piel. Te recomendamos los frutos rojos (fresas, ciruelas, moras), que tiene un gran poder antioxidante y antiedad.

fresas