Las pestañas crecen y tienen una misión muy importante aunque no lo parezca: son las encargadas de proteger los ojos de agresiones externas. Por este motivo, se debe poner especial cuidado en ellas, aunque desgraciadamente en muchos casos eso no sucede. Muchas personas ignoran la función que poseen las pestañas y no las cuidan como deben, provocando un deterioro que puede desembocar en enfermedades.

Pero, ¿Las pestañas pestañas crecen? Puede que más de uno piense que las pestañas no crecen y que siempre tenemos las mismas, pero sólo hace falta pararse a pensar en las pestañas que se nos caen, esas que se nos quedan en la mejilla y que invitan a jugar a pedir deseos, para darnos cuenta de que no son eternas. Y ahora la pregunta del millón es: si no son eternas, ¿por qué no nos quedamos sin pestañas? Pues la respuesta es muy sencilla: porque cuando una cae, crece otra.

Evidentemente, y que podamos abusar de maquillaje, y no tengamos que desmaquillarnos,… como que crezca otra pestaña nueva no quiere decir que no haya que cuidar nuestras pestañas en todo, hay que hacerlo con moderación y nunca irse a la cama sin desmaquillar, al igual que hay que tener especial cuidado con los rayos ultravioletas porque dañan en gran medida las pestañas.

En Pure Skincare conocemos muy bien las pestañas, y por ello queremos compartir contigo una serie de datos muy interesantes sobre ellas que seguro que no conocías. ¿Sabes cómo crecen las pestañas? O ¿cuántas pestañas tenemos en el ojo? Si tu respuesta es no, este es tu artículo.

¿Qué son las pestañas y para qué sirven?

Las pestañas no son más que vello situado en los párpados superiores e inferiores del ojo. Cada párpado tiene varias capas de pestañas, dispuestas en filas. Estas filas enmarcan el ojo y cuando éste se cierra o parpadea, lo protegen ante una amenaza externa, como partículas de polvo, o cualquier agente externo que pueda dañarlo.

En cada parpadeo, las pestañas cierran el acceso a los ojos como si se tratara de unas cortinas, y es entonces cuan los ojos son humedecidos con un lubricante desde las glándulas lacrimales deslizándose por el borde del párpado, entre las pestañas. Esta lubricación asegura que los ojos no se sequen, manteniéndolos húmedos y saludables.

¿Cuántas pestañas tiene un ojo?

El párpado superior tiene mayor cantidad de pestañas, concretamente entre 70 y 150, mientras que el párpado inferior tiene generalmente una sola fila compuesta de entre 60 y 80 pestañas, más pequeñas y que se curvan hacia abajo.

Las pestañas del párpado superior también son más largas que las del párpado inferior. Pueden alcanzar los 8 o 10 milímetros tras un periodo de entre 4 y 8 semanas, y tienden a curvarse hacia arriba.

La forma curva de las pestañas ayuda a que se deslice el sudor hacia afuera, expulsando partículas intrusas de los ojos.

¿De qué están hechas y cómo crecen las pestañas?

Al igual que el vello que hay en nuestro cuerpo, las pestañas son un polímero biológico, formado por aproximadamente un 10% de agua y un 90% de proteínas, concretamente queratinas y melaninas, que son las sustancias que le dan al vello su color. El hecho de tener las pestañas de color más claro o más oscuro depende de nuestra herencia genética.

Como el vello humano, las pestañas están alimentadas por folículos que se localizan bajo la piel y que regulan su crecimiento. El desarrollo o crecimiento de las pestañas se divide en 3 fases

Fase Anágena o de crecimiento: la pestaña crece dentro del folículo piloso. Este  y este proceso puede durar de 30 a 45 días.

Fase Catágena o de transición: el folículo piloso se contrae y la pestaña deja de crecer. Durante un periodo de unas 2 o 3 semanas, las pestañas lucen en su mayor esplendor.

Fase Telógena o de reposo: Esta fase puede durar hasta 100 días. Durante ese tiempo la pestaña entra en un estado de reposo hasta que cae.

Su proceso natural de vida, de unos 2 meses aproximadamente, acaba en el momento de su caída. Caerá la ya considerada “antigua” y dará paso a la nueva, con la que el proceso comienza de nuevo.

Como has podido comprobar, las pestañas sí crecen, al igual que otras partes de nuestro cuerpo, y que esconden muchos datos interesantes que nunca nos habíamos parado a pensar.

Seguro que tras leer este artículo repararás más atención sobre tus pestañas cuando te mires al espejo, pero no esperes a verlas crecer, porque se trata de un proceso imperceptible para el ojo humano a simple vista.

Esperamos que te haya gustado el artículo y que hayas aprendido tanto como nosotros cuando estudiamos a fondo las pestañas por primera vez.

¿Cómo cuidas tus pestañas? ¿Conocías estos datos sobre ellas? ¿Conoces alguno que no hayamos mencionado? ¡Cuéntanos!