Es verdad que en año nuevo hacemos nuevos propósitos, pero también es verdad que casi nunca los cumplimos. Uno  de las principales es hacer más ejercicio, pero entonces suelen llegar  las excusas, siempre las mismas: no tenemos tiempo, el gimnasio está deasiado lleno, o la queja más común estos días: hace demasiado frío como para salir.

Buen intento, pero estamos aquí para deshacer esta excusa del "clima frío" de una vez por todas.

Para empezar, hay algunos beneficios en entrenar con el clima más frío (siempre que se tomen las precauciones adecuadas y nos mantengamos alejados de cualquier condición climática extrema que haría que incluso un oso polar se lo pensara dos veces antes de salir)

Los beneficios del ejercicio de clima frío

  1. Endorfinas, y un montón de ellas. Puedes conseguir que las endorfinas fluyan después del ejercicio haga la temperatura que haga, pero admítelo, podríamos usar más las vibraciones de sentirnos bien  durante los meses de invierno sombrío. Así que acaba con la gandulería del invierno, y mueve el cuerpo para impulsar tu estado anímico,
  2. Vitamina D. Disfruta de un tiempo al sol y dale a tu cuerpo un impulso de nutrientes (asegurándose de mantener su piel protegida con un protector solar de amplio espectro, por supuesto).
  3. Quema esas calorías. Tu cuerpo tiene que trabajar más duro para regular su temperatura, ya que batallas con las condiciones más frías, lo que significa que quemarás más calorías en comparación con un entrenamiento de interior o de clima más cálido.
beneficios de hacer deporte con frío

Consejos para hacer más eficaz cualquier entrenamiento de invierno

Ya sea que estés caminando o haciendo alguna actividad más fuerte, siempre puedes sacarle más partido al entrenamiento con los consejos que te daremos a continuación:

  1. No te abrigues demasiado. Por supuesto, esas temperaturas tan bajas y los vientos espasmódicos pueden parecer una buena razón para cubrirnos con todos los jerséis del mundo. Pero piensa que al ejercitarnos, sudamos, y eso significa que mojamos la ropa, y la ropa mojada en tiempo frío conduce a los escalofríos. En su lugar, opta por una base de base ligera que elimine el sudor lejos de tu cuerpo, y una capa más externa que bloquee el viento y la humedad.
  2. Protege e hidrata la piel. Al igual que tu ropa de entrenamiento necesita una consideración especial antes de salir a hacer deporte, también lo hace tu piel; Aplica una crema hidratante como Photo Plasma de Perricone, TAP50 de Elizabeth Arden Pro o Firewall de Medik8, que no solo deja la piel suave e hidratada, sino que también crea un escudo invisible contra los agresores ambientales y protege la piel contra los rayos UVA y UVB con un SPF 30 de espectro amplio.
  3. Calentar. Conseguir que tu cuerpo esté listo para cualquier ejercicio es siempre un paso crucial, pero esto es especialmente importante cuando las temperaturas son más bajas. Antes de empezar a entrenar, haz estiramientos y corre un rato para que la sangre fluya.
  4. Mantén un ojo en lo que está por delante. Las condiciones húmedas y las temperaturas de congelación a menudo significan una cosa: hielo. Sal siempre a correr por un sitio iluminado y cerca de casa.
  5. Bebe mucha agua. Permanecer hidratado en el invierno es tan importante como en el verano, especialmente cuando se realiza cualquier tipo de actividad física.
  6. Complementa la recuperación: incluye en tu dieta superalimentos y muchas vitaminas y nutrientes para mantenerte siempre llena de energía.

Información sacada del blog www.perriconemd.com