Ponerle cúrcuma a la vida significa ponerle salud, vitalidad, sabor, y alegría. La cúrcuma no sólo aporta un toque único y diferente a los platos, sino que tiene múltiples beneficios para tu cuerpo, tu organismo y tu piel. Hoy queremos contarte todo lo que esta especia de color tan vivo puede hacer por ti, ¡para que no se te olvide nunca más sazonar tus recetas con ella!

La cúrcuma: una raíz de propiedades milagrosas

Si observamos un trozo de cúrcuma fresca, y vemos su forma casi prehistórica, entenderemos que se trata de una planta milenaria, una especia usada desde hace años y años en muchas culturas, tanto como colorante natural, medicina alternativa, o sazonador de platos.

La cúrcuma proviene de la Índia, de una planta llamada Cúrcuma Longa, y está muy relacionada con el jengibre (alimento muy poderoso también). Tanto en la India como en la China, ha formado parte de los remedios de la Medicina Ayurveda, por sus propiedades medicinales. Su color es potente, pero su sabor es más bien neutro, algo picante, y se incluye en otros sazonadores como el Curry, el Azafrán, etc.

Los beneficios de la Cúrcuma

Fueron en la India que se empezó a usar la cúrcuma como un remedio natural, pero hoy en día esta raíz se usa en todo el mundo gracias a la creciente popularidad de sus múltiples beneficios. De hecho, no es una sorpresa saber que para el Dr. Perricone es un must en la cocina y la dieta, y un imprescindible de nuestro estilo de vida si queremos conseguir una piel joven y saludable.

Entonces, ¿cuales son los beneficos de la cúrcuma?

1. Protege el hígado y reduce la acidez: la cúrcuma contiene grandes componentes hepatoprotectores y propiedades antioxidantes que consiguen aumentar las defensasnaturales del organismo, e incrementar los niveles de glutatión. Estas substancias son beneficiosas no sólo para la lucha contra los radicales libres sino también para la salud del hígado, mejorando la digestión  y ayudando a la quema de grasas.

2. Lucha contra el cáncer: la cúrcuma tiene grandes propiedades antitumorales, como los betacarotenos, la cucumina, el limoneno, etc. Todos estos elementos tienen el poder de prevenir la formación de cáncer, sobretodo el de mama y el de piel.

3. Estimula la desintoxicación: tiene grandes capacidades de evitar la formación de toxinas en el organismo, favoreciendo la eliminación de substancias tóxicas .

4. Es un gran antiinflamatorio natural: como era de esperar, sus propiedades también son beneficiosas para la piel, pues la cúrcuma reduce la producción de prostaglandinas y favorece la desinflamación celular. Es por eso que el Dr. Perricone la incluye en su dieta anti inflamatoria, y es que sólo una cucharadita al día (que puedes incluir en tus sopas, zumos, ensaladas, carnes o cremas de verduras) es suficiente para lograr su función.

5. Impulsora del buen humor: la cúrcuma es un antidepresivo natural, junto con el Omega 3 y otros muchos alimentos. Esto significa que su ingesta nos ayuda a estimular el sistema nervioso y mejorar nuestro estado anímico, reduciendo el estrés y por lo tanto, reduciendo también el estrés oxidativo en la piel.

6. Protege el sistema inmune: una cucharadita de cúrcuma en las estaciones más críticas del año (otoño y primavera) nos ayudará a aumentar las defensas del organismo y prevenir enfermedades respiratorias, gripes o costipados.

La cúrcuma y la piel

Después de observar todos los beneficios, es entendible que la cúrcuma tenga también resultados óptimos en la piel y nuestra belleza. Como hemos visto, sus poderes antioxidantes y antiinflamatorios son enormes, por lo que nos ayuda a destruir radicales libres y a prevenir el envejecimiento prematuro de la piel. Si sufres de acné, también te ayudará a hacerlo desaparecer gracias a sus propiedades antisépticas y calmantes.

foto: nutritionstripped.com

Introdúcela en tu dieta

Como bien dice el Dr. Perricone, la cúrcuma es fácil de introducir en nuestro día a día porque se adapta a múltiples sabores y platos, ya sean dulces o salados. Por ejemplo, puedes sazonar tus verduras, tus pastas, tus cremas o tus sopas con cúrcuma, pero también puedes incluirla en tus batidos o zumos, en tu leche de almendras (le dará un toque oriental picante riquísimo) o incluso en postres (con chocolate, con natillas, con yogures…) Pruébalo y cuéntanos, ¡Se te hará más fácil de lo que imaginas! Y sin duda los beneficios son tantos que no querrás dejar la cúrcuma nunca más.