De nuestra dieta a nuestra piel: los probióticos y prebióticos son comúnmente conocidos por aparecer en muchas etiquetas de productos lácteos, sobre todo yogures. Ahora, empiezan a aparecer en muchos cosméticos y aseguran mejorar el aspecto de la piel. ¿Qué funciones tienen? En Pureskincare os contamos todo lo que tenéis que saber sobre estas bacterias.

Los probióticos son microorganismos beneficiosos para nuestro organismo que se incluyen en determinados alimentos. Muchos de ellos son parecidos a la flora intestinal, y por eso se dice que son tan buenos para cuidar de ella, y reforzarla cuando ésta se encuentra en estado débil (ya sea por enfermedad o consumo de antibióticos).

De la misma forma que tenemos una flora intestinal, tenemos también una flora bacteriana en la piel, y es en ese nivel que empezamos a encontrar muchos beneficios de las bacterias probióticas. Son cada vez más marcas cosméticas las que incorporan estos microbios en sus productos, pero, ¿para qué sirven?

Cómo funcionan

Los probióticos y los prebióticos tienen diversos beneficios en el cuidado de la piel, aun así, sus máximas funciones están en tratar el acné y la rosácea. Estos pequeños microorganismos se encargan de sanar la piel devolviéndole el estado natural de su flora bacteriana: desinflamando la piel y evitando la ploriferación de las bacterias dañinas en la piel.

Nuestra piel es un hábitat para muchos microorganismos. Cuando se produce un desequilibrio su flora bacteriana, es cuando incrementa la cantidad de microorganismos ofensivos y aparece el acné o la dermatitis atópica. Es aquí donde los cosméticos con probióticos entran en acción: ellos ayudan a devolverle a la flora bacteriana su equilibrio natural y además, también eliminan esos microorganismos dañinos.

Probióticos y prebióticos. ¿Quién es quién?

Probióticos y Prebióticos son bacterias distintas con funciones distintas.

En específico, los prebióticos se encargan de proteger la piel: le ofrecen protección frente agentes químicos externos y alérgenos para evitar la inflamación celular, y ayudan a reforzar la barrera protectora de la piel, para que su membrana celular no se vea dañada y que su sistema inmune siga protegido. Son pues, grandes antioxidantes.

Los probióticos, en cambio, son las sustancias que alimentan los prebióticos, y que, al aplicarse junto estos, unen fuerzas mucho mayores para reequilibrar la salud de la piel: no sólo curan, sino que tratan los síntomas y consiguen fortalecer las bacterias buenas para que puedan seguir luchando frente a las demás, eliminándolas.

Línea Beta de Medik8

foto de Beauty and Lifestyle Hunter

Otras funciones

Además de ser el ingrediente perfecto para frenar el acné y la rosácea, los probióticos tienen más beneficios para ti, tu piel y tu organismo:

  1. 1. Frenan la inflamación celular
  2. 2. Ayudan a reducir la grasa acumulada
  3. 3. Reducen la ansiedad hacia los dulces y carbohidratos
  4. 4. Purifica el intestino
  5. 5. Fortalecen uñas y cabello

Dónde encontrarlos

En la gama Beta de Medik8, hay un producto que cumple con todas las expectativas de los probióticos y que además, también está formulado con prebióticos: se trata de la Beta Moisturise: una hidratante matificante con una combinación optimizada de ingredientes activos para proporcionar hidratación continua y propiedades anti-inflamatorias, mientras que controla el brillo y la producción de grasa. Su fórmula poderosa estimula el equilibrio de la piel, ayudando a eliminar las bacterias que causan los brotes y por lo tanto minimizándolos.