Hace años que ya hemos acostumbrado nuestros oídos a escuchar la palabra vegetariano, y hace algunos menos que ya hemos entendido las diferencias que existen entre esta corriente y el veganismo, que no acepta ningún tipo de alimento de origen animal, convirtiéndose en un estilo de vida, que ni siquiera incluye productos animales el uso de cosméticos, ropa, y demás.

Pero de repente, llegó otro concepto: el crudiveganismo, el raw food, la comida sin fogones. ¿En qué consiste?

Dieta cruda, dieta viva

La dieta cruda consiste en alimentarse de alimentos crudos, pero claro, no estamos hablando de un steak tartare,  un tataki de atún: quien sigue una dieta raw food normalmente lo hace para huir de los productos procesados, muertos y “no-vivos”: es decir, aquellos que carecen de vitalidad y que no respetan el medio ambiente.

Raw food, entonces, es sinónimo de alimento vivo, alimento natural: aquél que podemos masticar y digerir sin problema, asimilando todos los nutrientes y llenando nuestro organismo de vitaminas, proteínas y minerales de origen vegetal.

Así que sí: todos los alimentos que consumes en la dieta cruda son vegetales, y no pueden haber superado los 42º de calor, porque es hasta esta temperatura que conservan todas las enzimas y en consecuencia, toda su vida.

Principales alimentos

Cuando hablamos de alimentos veganos, todo el mundo piensa en una ensalada. Hay mil posibilidades de comer vegano sin pasar por la ensalada, y más hoy en día con la cantidad de especias, hojas, raíces, algas y súper alimentos existentes y que llegan hasta nuestro país. Los platos sin fogones pueden elaborarse a base de verduras, frutas, hortalizas, frutos secos, algas, germinados, fermentos, semillas, hongos y especias. Aunque no lo creas, los grandes cocineros de gastronomía raw, pueden realizar manjares como hamburguesas, pasteles, galletas, cremas, quesos, patés e incluso panes crudos que sorprenderían a tu paladar.

Sus beneficios

Las dieta raw es una dieta depurativa, muy energizante, nutritiva e incluso sabrosa: nos ayuda  a alcalinizar el cuerpo, a prevenir enfermedades (nuestro sistema inmune mejora), a depurar el organismo e incluso a sentirnos de mejor humor.

Pero lo más importante: nos desintoxica, ayuda a la desinflamación celular, y revierte el envejecimiento prematuro, ya que tu dieta se basa en alimentos naturales, de bajo índice glucémico, sin aditivos y con gran cantidad de antioxidantes y enzimas.

Restaurantes sin fogones

Si quieres iniciarte en el mundo del crudiveganismo, hay algunos restaurantes que deberías conocer:

Crucina (Madrid)

Es el primer restaurante crudivegano nacido en España, y se localiza en el barrio de Malasaña. Ellos mismos se denominan como un restaurante de cocina con vida: Toda una inyección de energía, antioxidantes, enzimas y vitaminas para sentirse joven, ligero y vital. Su cocina huye del colesterol, el azúcar, el gluten, los lácteos y por supuesto, los animales.

Väcka (Barcelona)

Väcka significa despertar en sueco, y es lo que los dueños de este pequeño local en gracia quieren lograr con nuestros sentidos y nuestra conciencia. Max y Ana luchan contra el maltrato animal y a favor de un ideal de ecología y economía diferente. Su cocina pasa por tacos, carpaccios vegetales, pizzas raw o desayunos deliciosos que enamorarán hasta  alos más pequeños.