Es un hecho: el verano ha terminado y con él las vacaciones, las horas de sol y playa, las cervecitas y lascomilonas de más. Ha llegado el momento de ponerse serios y hacer frente a todas las cosas que hemos estado haciendo mal: no seguir con nuestra rutina de belleza, dormir poco, o tomar el sol sin protección son algunos de los motivos por los que ahora, seguramente tu piel se ve más apagada, seca, con manchas e imperfecciones. Hoy en el blog te damos unos consejos para que tu piel (y tu estado anímico) vuelvan a la normalidad.

Retomar la buena dieta: no hablamos de “hacer dieta” si no de retomar los hábitos saludables e incluir en todas tus comidas, una gran cantidad de antioxidantes, vitaminas y grasas buenas. Nutrir tu piel de dentro hacia fuera es una buena forma de frenar el envejecimiento, desinflamar las células y aumentar la producción de colágeno. ¿Algunos de los alimentos más beneficiosos? El brócoli, los pimientos, las naranjas, las fresas, o la sandía. También incluye una gran dosis de omega 3 que puedes encontrar en el salmón, las sardinas, el atún, etc.

Dormir para regenerar tu piel: ya no se vale trasnochar o salir tanto de fiesta: ahora toca ir a dormir como mucho a las 23h para que tu piel tenga tiempo de descansar con un sueño reparador (durante las horas de sueño, la actividad celular está al máximo y la glándula pituitaria segrega hormonas de crecimiento). Lo mejor son entre 7 u 9 horas, y no vale sustituirlas por una siesta.


Antes de dormir: lava bien tu cara con un jabón específico, aplica un buen tónico y tu crema hidratante con golpecitos para fomentar la circulación y relajar los músculos faciales. Eso sí, no  abuses de las cremas: deja que tu piel pueda respirar.

Foto: huffingtonpost

Adiós alcohol: poco a poco, vas a volver a tu rutina y eso significa olvidarte de las cervezas, mojitos y copas de vino diarias. El estilo de vida que uno lleva en verano es insostenible todo el año, así que acostúmbrate a beber mucha agua, zumos naturales y de vez en cuando, una copita de vino tinto.
 
Nutre tu piel con cosmética de calidad: en esta época del año, lo mejor es optar por productos con Vitamina C durante el día, Retinol en la noche, y aceites esenciales. Nosotros te recomendamos el tratamiento de shock Vitamin C Ester de Perricone MD, o bien Glow OIl de Medik8: un aceite facial sedoso con Vitamina C.
 
Acude a tu centro más cercano para un tratamiento de cabina: aunque lo mejor sería realizar un peeling químico o un protocolo facial de forma mensual, la visita a un centro de estética después de las vacaciones es insaltable. Te recomendamos que visites uno de los salones adscritos a Perricone y Medik8 y preguntes por el tratamiento más adecuado a tu piel.