El otro día os hablamos de todos los secretos de la Vitamina C, y hoy queremos hacer lo mismo con su más fiel amiga y compañera: la vitamina A.
Antes de empezar con ella, nos gustaría hablaros de la forma que tienen de complementarse, porque es muy importante para su correcta aplicación y prescripción. La vitamina C es un gran antioxidante, y puede perfectamente prescribirse sola, y aplicarse tanto de día como de noche.


El Retinol o Vitamina A, en cambio, no puede existir sin la Vitamina C: tiene que coexistir con ella, complementarse con ella para crear esa sinergia y potenciar los resultados. Su uso, aunque existen productos de Retinol para el día, es normalmente nocturno. Una buena prescripción será siempre el uso de Retinol por las noches y Vitamina C durante el día.
Ahora sí, empezamos compartiendo con vosotros todos nuestros conocimientos sobre la Vitamina A. ¡Allá vamos!

El Retinol, ese gran desconocido

El Retinol es un derivado de la Vitamina A, que juntamente con el tretinoina, isotretoina y alitretinoina forman una clase conocida como los retinoides de primera generación. El retinol es un ingrediente activo que tiene diferentes beneficios en la piel, aunque el principal de ellos es que ayuda a combatir líneas finas y arrugas.
Al contrario de lo que mucha gente cree, el Retinol no debilita la piel ni la afina, sino que engrosa la epidermis y la dermis desde el interior. Es, pues, todo un ingrediente antiedad.
Otro de los beneficios del retinol. Es que exfolia la piel, estimula la producción de colágeno y mejora la textura de la piel.
Además, es un buen aliado contra el acné, ya que trata marcas profundas, imperfecciones y rojeces que han persistido a los demás tratamientos para alisar la piel.
Las concentraciones de Retinol deben variar según tus necesidades y de si ya te has iniciado en el uso o es tu primera vez. Al ser un potente ingrediente activo, puede alterar, descamar o irritar la piel, por eso es importante aplicarlo poco a poco e ir incrementando su uso.

Retinol y sol

Aunque siempre se ha dicho lo contrario, no es cierto que el Retinol no pueda usarse en verano, más bien al contrario: el uso del Retinol en verano previene y ayuda a disminuir los riesgos de cáncer de piel.
Como os contamos en otro post del blog pasado (que podéis encontrar aquí) el uso del Retinol en verano sólo se prohibía por la creencia de que el Retinol es fotosensibilizante.
En realidad, la Vitamina A no es fotosensibilizante, es decir, no daña la piel en contacto con el sol, sino que únicamente es fotosensible por lo que sus efectos y virtudes desaparecen en contacto con el sol. Ese es pues, el principal motivo por el que el Retinol debe usarse de noche, pero no por eso debe dejar de aplicarse durante el verano, ya que, si por la mañana proteges tu piel con SPF físico de amplio aspectro, los beneficios del uso del retinol serán muy elevados.


Beneficios del Retinol

El Retinol, o Vitamina A, es el activo cosmético con más estudios médicos que confirman su eficacia.
Se ha demostrado clínicamente que ayuda a recudir los signos visibles del envejecimiento, las líneas finas y las arrugas. Sí, se trata pues, de un potente activo anti envejecimiento, pero no sólo eso: el Retinol también es una gran ayuda para aquellas personas que sufren de pigmentación, manchas o tono desigual en la piel. Además, también ayuda a reducir las imperfecciones que persisten al acné, pero siempre cuando este ya no está activo ni sensible: entonces podríamos dañar más la piel.
En definitiva, introducir Retinol en tu rutina de belleza significa alisar tu piel, mejorar su textura, disminuir arrugas y líneas de expresión, aclarala e iluminarla.
Por último, queremos recordaros lo que hemos dicho más arriba: el Retinol no afina la piel, sino que engrosa la capa de la piel, favoreciendo la renovación celular y al síntesis de colágeno.

Quién debe usar Retinol

Debe usar retinol una persona que desee frenar, pausar o revertir el envejecimiento de la piel, por eso, una edad minima para empezar a usarlo son los 25 años, y no debería usarse cada noche hasta llegar a los 30 años. Además, hay que tener en cuenta el tipo de piel de cada cliente, por eso una persona con una piel más gruesa y resistente, se adaptará más rápido al uso del Retinol que un cliente con la piel sensible y fina.
También puede usar retinol una persona que quiera eliminar las imperfecciones o marcas de acné o manchas en la piel.

Modo de uso

El Retinol es un principio activo muy potente, y por eso, cuando una piel no está acostumbrada a él, suele irritarse o descamarse. Es por eso que recomendamos siempre una aplicación muy prgresiva, empezando por una o dos veces a la semana e incrementando su uso noche sí noche no hasta que, al acostumbrarnos a la vitamina, lo podamos usar cada noche.
Si el suero o crema no es un producto específico de Retinol, deberíamos evitar la zona de los ojos, y siempre aplicarlo en movimiento ascendente y circular.
Como hemos dicho antes, el Retinol es un poco irritante por lo que no debemos aplicarlo a la piel si esta está sensibilizada o con heridas.

Pureskincare recomienda...

Hay un producto de Retinol perfecto para cada tipo de piel, persona y preocupación. Así que os vamos a indicar algunos de nuestros favoritos y con qué tipo de piel deberían ser prescritos. Todos de Medik8

Retinol 1TR Cream es perfecto para los que se inician en el Retinol por primera vez. Además su fórmula sedosa, de crema lujosa es muy agradable y fácil de aplicar

Retinol 3 TR es el suero con menor porcentaje de Vitamina A y es perfecto para quienes se inician también en el uso del Retinol pero prefieran un formato suero, menos cremoso y con un poco más de intensidad.

Retinol 6 TR es adecuado para aquellas personas que ya han usado antes los otros productos de Retinol y deseen incrementar su potencia.

Por último, Retinol 10 TR Balm es un bálsamo rico adecuado para aquellos usuarios que ya han estado usando retinol como parte de su régimen y están buscando una mayor resistencia.