Desde el descubrimiento de las vitaminas, la cantidad de funciones biológicas conocidas continúa en expansión. Las vitaminas son la clave para el cuidado de la piel. Si tenemos en cuenta la breve duración biológica de las vitaminas que ingerimos, no podemos depender únicamente del suministro mediante la alimentación para nutrir adecuadamente a nuestra piel. Por esta razón, la aplicación tópica de vitaminas es una necesidad.

Sin embargo no todas las vitaminas son esenciales para la piel. Por lo que en Pure Skincare  creemos que existen principalmente 6 vitaminas esenciales para la piel:

1          ●  Vitamina C

2          ●  Vitamina E

3          ●  Vitamina A

4          ●  Vitamina B5

5          ●  Vitamina B3

6         ●  Vitamina K

Aunque cada una de ellas aporta beneficios únicos a la piel, también pueden trabajar en sinergia para mantener la piel joven y saludable

En este artículo queremos centrarnos en las funciones clínica y científicamente probadas de las principales vitaminas existentes en la cosmética para tratar las diferentes preocupaciones de la piel, ya sea envejecimiento, pigmentación, deshidratación o sensibilidad entre otros:

ENVEJECIMIENTO: Vitamina C, Vitamina E y Vitamina A

Firmeza, elasticidad, resistencia y suavidad son los principales beneficios obtenidos del uso de una combinación apropiada de estas 3 vitaminas.

La Vitamina C  es un potente antioxidante hidrosoluble, que es capaz de neutralizar la mayoría de las especies de radicales libres. Estos  producen un daño severo en la membrana de las células, proteínas estructurales cómo el colágeno y elastina y en el código genético de las células de la piel.

A su vez la vitamina C juega un papel significante en las diferentes fases para la síntesis de colágeno, aumentando hasta 8 veces su producción.

La vitamina E es un antioxidante liposoluble. Su función como antioxidante proviene de su capacidad para eliminar rápidamente los radicales peroxilos finalizando de este modo la reacción en cadena que está dañando las membranas celulares. La vitamina E en su forma más pura y activa es indudablemente una molécula increíble, aportando enormes beneficios a la piel.

Tanto la Vitamina C como la E son altamente inestables,  aunque La vitamina C es capaz de regenerar a la vitamina E a través de un ciclo redox, por lo que estas dos moléculas siempre deben estar juntas para obtener los mejores resultados. Esencialmente trabajan de forma sinérgica para aumentar la capacidad antioxidante total, la protección celular y la estabilidad de los cosméticos. 

La Vitamina A y Vitamina C son esenciales como estimulantes de la síntesis de colágeno.

La Vitamina A fue  descubierta alrededor de los años 20 pero sus beneficios para la piel se conocieron solo cuando el dermatólogo Albert Kligman desarrolló Retin-A en 1960, en aquel momento utilizado como medicamento para el tratamiento del acné.

Los beneficios antiedad, de hecho, fueron descubiertos por error cuando el Dr. Kligman apreció que los participantes sometidos a sus ensayos para el tratamiento del acné mostraban una reducción de las arrugas y mejora de la firmeza y condición general de la piel. Actualmente se ha demostrado y probado clínicamente que la vitamina A puede estimular los fibroblastos de la piel para incrementar la producción de colágeno y disminuir así los signos del envejecimiento, aún usando concentraciones bajas de Retinol.

La vitamina A y la vitamina C trabajan de forma sinérgica mejorando la composición de la dermis, el efecto más claro es una redensificación de la capa dérmica que disminuye significativamente las finas líneas y arrugas, mejorando también el tono de la piel y su turgencia.

SEQUEDAD/DESHIDRATACIÓN : Vitamina B5

El ácido Pantoténico, conocido también como pantothenate o Vitamina B5, es una vitamina hidrosoluble que fue reconocida por Roger J. Williams en 1919. El Ácido Pantoténico (Vitamina B5) es un componente de la Coenzima A (CoA), la coenzima más importante del cuerpo debido a que está involucrada en numerosos procedimientos metabólicos para mantenerse con vida. Se encuentra presente en todos los tejidos vivos, y relativamente, la cantidad de Coenzima A que se metaboliza en la piel es muy elevada si se compara con otros órganos. Esto es debido al estrés medioambiental y a las diferentes agresiones, hecho que puede originar una deficiencia de ácido Pantoténico en la piel. Para asegurar los niveles apropiados de CoA en la piel i potenciar su salud, es crucial suplementar la piel con ácido Pantoténico externamente (tópicamente)

Cuando se aplica tópicamente, el ácido Pantoténico mejora la retención de agua de las células, motivo por el cual se convierte en una hidratante de excelente penetración. El ácido Pantoténcio también se ha demostrado que acelera la cicatrización de las heridas de la piel y actúa como antiinflamatorio. También tiene la habilidad de inducir la proliferación de los fibroblastos y la queratinización normal después de las quemadas, eczema, úlceras y diversas lesiones de la piel.

El ácido Pantoténico tiene unas propiedades de retención de agua excelentes, aunque no tiene la capacidad de poder retener el agua por si solo. Por ello, en cosmética debe  combinarse el ác. pantoténcio con ác. Hialurónico, que es capaz de retener 1000 veces su peso en agua, para crear un suero hidratante con propiedades hidrofílicas.

ACNÉ: Vitamina B3

La vitamina B3, a menudo se usa en cosmética en forma de Niacinamida, es una vitamina hidrosoluble y un activo multifuncional en el tratamiento del acné.

Se ha probado clínicamente la efectividad de un 4% de Niacinamida en el tratamiento del acné inflamatorio. En estudios de 8 semanas, un 82% de los pacientes mostraron una reducción en las lesiones de acné y disminución de su severidad. También se evita la aparición de resistencia a los antibacterianos, comúnmente asociada con ingredientes anti-acné

La vitamina B3 está dirigida a los casos de acné para controlar la presencia de sebo en el rostro. Un 2% de Niacinamida muestra una reducción de los niveles de secreción de sebo tras periodos de uso de 6 semanas.

PIGMENTACIÓN: Vitamina C y Vitamina B3

Aclarar la piel es otro de los atributos destacados de la vitamina C: como es un potente antioxidante, trabaja de forma efectiva inhibiendo la síntesis de melanina.

La vitamina B3 incluso tiene la habilidad de reducir el transporte del pigmento melánico entre las células epidérmicas.

ROJECES: Vitamina B3 y Vitamina K

La vitamina B3 actúa como antioxidante, anti-inflamatorio y seboregulador para reducir las rojeces de la piel del rostro. Estudios clínicos han demostrado el beneficio de la aplicación tópica  niacinamida aplicada sobre las rojeces del rostro en pacientes agudos y crónicos.

La Vitamina K trabaja reduciendo las rojeces faciales.  Protege indirectamente la elastina de la piel, por lo que la vitamina K ayuda a inhibir la incidencia de la severidad de las venas varicosas, actuando como protector vascular incluyendo los capilares de la piel.