El contorno de los ojos es el peor reflejo de nuestro desgaste físico y emocional. La aparición de las primeras patas de gallo, como combatir las bolsas y ojeras y otros signos de fatiga y cansancio se ha convertido en una prioridad de tratamiento estético específico para esa zona tan delicada y complicada a la vez. Uno de los mayores retos con los que nos encontramos es la preocupación por la caída del párpado superior.

La piel de los párpados es extremadamente delicada y fina, lo que le hace mucho más vulnerable al envejecimiento intrínseco o  genético, provocado habitualmente por la disminución de colágeno y elastina inherente a l envejecimiento celular o extrínseco, donde los factores ambientales crean un fotoenvejecimiento y una pérdida de agua que provocan deshidratación, pliegues y flacidez.

La exposición continua a movimientos de esta zona tampoco ayudan a la no aparición de esos signos delatores de la debilidad tisular en el área. Científicamente, a la caída del párpado superior se le denomina ptosis palpebral,  y se caracteriza por un descolgamiento de la piel de la parte superior del ojo provocada habitualmente por una disfunción del músculo elevador debido a causas degenerativas, la más común se produce por el envejecimiento de los tejidos palpebrales, que conlleva flacidez provocando que el músculo elevador se desinserte al perder fuerza y no sostenerse en los tejidos que lo sustentan, por tanto,  el párpado se cae (ptosis aponeurótica). Por desgracia, existe una predisposición genética para el envejecimiento avanzado de esta zona en concreto. Otra de las causas asociadas al envejecimiento celular es la miopatía del músculo elevador por afectación de la transmisión de impulsos nerviosos en la unión neuromuscular, por lo que no hay contracciones musculares y no se consigue mantener el párpado en su posición correcta (ptosis miogénica).  En estos casos se pueden prevenir o revertir parcialmente el problema.

Existen otras causas no asociadas al envejecimiento, con desencadenantes más delicados y que requieren tratamiento quirúrgico, en estos casos, no hablaríamos solo de generarse un problema estético, sino que se reduce el campo visual e incluso de produce una alteración de la capa del lagrimal.

Como hemos comentado, la piel de los párpados es la más delicada del rostro, fina, frágil y débil, su barrera natural de protección es mucho más limitada que en el resto del rostro por lo que es una zona mucho más expuesta a todos los daños externos.  En esta área las glándulas sebáceas no son muy numerosas y la cantidad de agua y ácidos grasos es mucho menor, por ello, nos encontramos con una piel deshidratada y con un envejecimiento prematuro y acelerado que conlleva que los párpados se caigan y la piel presente arrugas en menor o mayor profundidad.

Lo primero que debemos hacer como prevención es hidratar bien la piel de los párpados usando un contorno de ojos adecuado, a ser posible con protección solar. Y digo contorno, no vale cualquier crema para esta piel tan delicada, los contornos de ojos existen porque su formulación es específica para esta piel, con una textura menos pesada, no pueden ser grasos porque podrían incrementar el problema, los ideales son textura gel, con un ph más alcalino y con una menor concentración de activos ya que en esta zona atraviesan con mayor facilidad la capa epidérmica. Advanced day eye protect de Medik8 es una excelente opción, nutre e hidrata mientras combate las causas ambientales del envejecimiento de la piel.  Con un SPF30 y  5*de protección UVA, además lleva filtros antipolución, y tecnologías antiinfrarrojos,  defensa de luz azul y anti-AGE (la asociación de proteínas en la red fibrilar del colágeno produciendo su desestructuración, en consecuencia la aparición de pliegues y arrugas). Su fórmula contiene además cafeína que trata la hinchazón dejando el contorno firme y suave.      

Para corregir, además deberíamos buscar un contorno de ojos que contenga principios activos que estimulen la producción de colágeno, antioxidantes (Vit C, E, A)  y/o creatinina.  Para un tratamiento más avanzado, lo ideal será buscar una formulación que contenga péptidos combinados (tri/tetra/hexapéptidos) que supriman la respuesta inflamatoria, estimulen la circulación linfática y que sean capaces de reestructurar y reparar los daños en la piel. Además yo soy muy fan de buscar el mineral silício, un mineral presente en nuestro organismo fundamental en la formación de todos nuestros tejidos, sobre todo en los conectivos, ayudando a mantener la resistencia y fuerza de los mismos. Además forma parte del colágeno, por lo que cuando se reduce su concentración se disminuye la formación de colágeno. La cantidad de silicio orgánico disminuye a medida que envejecemos y de ahí que influya en la laxitud de los tejidos, además una deficiencia puede provocar eczemas y picores en la piel.

En este caso os aporto tres de mis elecciones Eyelift de Medik8, un suero de ojos revitalizante con cinco péptidos que estiran y reafirman la piel, aumentan la producción de colágeno y reducen la hinchazón de la zona orbicular inferior. Acyl-Glutation eye lid serum de Perricone MD, con acyl glutatión que proporciona una extremada protección a nivel celular, concretamente en fibroblastos, las principales células de nuestra dermis productoras de dermoproteínas de matriz (colágeno, elastina y ácido hialurónico)y DMAE, un precursor de acetilcolina que provoca la contracción del músculo recuperando la posición anatómica. Por último he descubierto Blue Diamond Eye Cream de Omorovizca, este contorno de ojos ayuda a disminuir ojeras e hinchazón, reduce la profundidad de las líneas y arrugas y ayuda a levantar el párpado superior reduciendo la flacidez inducida por el envejecimiento.

El modo de aplicación de estos productos también es muy importante, ya que la eficacia del tratamiento depende en gran medida del modo en que lo aplicamos sobre la piel. Después de haber limpiado la piel, depositamos una gota de producto sobre el dedo anular (es el que menos presión ejerce), en la parte inferior repartimos el contorno mediante ligeros toquecitos sin arrastrar el producto, 5 puntos alrededor del hueso orbital suelen ser suficientes. Si nuestro problema son las bolsas, debemos  aplicarlo de fuera hacia dentro para drenar y frenar la retención, en cambio, si el problema son las líneas de expresión y las patas de gallo la dirección será la contraria, desde el lagrimal hacia el exterior para estimular la piel y reducir gradualmente esas arrugas.La finalidad de hacerlo mediante ligeros toques y no arrastrando es favorecer la penetración en esa zona mientras estimulamos la circulación para un mayor efecto del  activo.       

 En el caso de los contornos específicos para tratar la flacidez del párpado superior, la aplicación deberá realizarse depositando el producto bajo el arco de la ceja, también 5 puntos son suficientes desde el interior hacia la cola de la ceja. A continuación debemos arrastrar el producto hacia la parte superior estirando la piel, alisamos sobre la ceja (cepillado) y vamos pellizcando el músculo a lo largo del arco ciliar hacia las sienes, la elongación de las fibras musculares provoca un mecanismo reflejo que incrementa la contracción muscular. Podemos realizar golpeteo sobre la zona con el dedo índice y corazón para originar una vibración muscular que también mejorara el tono, y,  finalizamos alisando la piel estirando ligeramente hacia las sienes. 

Masajes y estiramientos son importantes para potenciar las contracciones musculares y aumentar la circulación sanguínea. La estimulación y contracción mecánica del músculo elevador y del músculo de Mueller adyacente  pueden dar muy buenos resultados para elevar parcialmente el párpado. Como añadido recomiendo a todas las personas que realicen ejercicios de “entrenamiento” para fortalecer estos músculos, prevenir la flacidez y mejorar la tonicidad de la zona orbicular superior, la ascensión y contención del párpado mientras se cierran los ojos, fruncir el ceño y resistir el movimiento en dirección opuesta, son ejercicios simples que refuerzan las fibras musculares de esta zona tan singular.

En resumen, la caída del párpado puede derivar de diferentes pautas, en diferentes grados y con unos tratamientos completamente distintos en función de todo lo visto anteriormente.  No es fácil evitarlo si no cuidamos y protegemos esa área tan delicada de nuestro rostro, una buena prevención o tratamiento en fases iniciales aún cuando solamente se asocia al envejecimiento celular por causas inherentes o externas, hay que ser constante y meticuloso y elegir bien qué tipo de productos necesitamos y cómo debemos aplicarlos.

Consultar con un buen profesional que nos prescriba el tratamiento o tratamientos más adecuados resultará todo un acierto a la hora de iniciar nuestro proceso de cuidado específico para potenciar nuestra mirada y el aspecto de la piel que rodea la zona ocular.