Una de las principales preocupaciones, reducir los poros de la piel. No se pueden eliminar, pero si reducir su tamaño. Continúa leyendo...

 

Principalmente en zonas como las mejillas, barbilla o la nariz, los poros dilatados o abiertos   son una de las mayores preocupaciones de todas las pieles y un aspecto que preocupa tanto a pieles jóvenes como pieles más envejecidas. Los productos usados para trabajar y perfeccionar los poros están siendo un claro enlace entre ambas generaciones.

 

¿Conocías que no se pueden cerrar? “Si tuviéramos los poros completamente cerrados, la piel no podría eliminar toxinas, segregar grasa ni sudor, y tampoco crear la barrera hidrolipídica que nos protege. Existen productos de belleza que incluyen activos como las siliconas sintéticas o petrolatos que, precisamente, crean ese efecto de obstrucción que resulta perjudicial. La piel necesita poder detoxificarse y lo mejor para trabajar el poro es minimizarlo mediante técnicas de exfoliación mecánica, química o enzimática.”, cuenta Estefanía Nieto, directora técnica de Omorovicza.

 

Exfoliantes mecánicos

Se pueden encontrar en infinidad de productos de cuidado para el rostro y el cuerpo y no son otros que los que poseen textura granulada, los cuales exfolian trabajando físicamente sobre la piel, arrastrando y acabando con las células muertas, evitando de este modo que el poro se obstruya y pueda acarrear la aparición de imperfecciones. “Recomendamos siempre con este tipo de productos trabajar realizando movimientos circulares, suavemente, y durante unos minutos. No consiste en apretar en exceso, porque eso puede ocasionar procesos inflamatorios en la piel que acaban en imperfecciones, irritaciones e incluso heridas”, comenta Bella Hurtado, directora de educación de Aromatherapy Associates. A ello, Valeria Navarro, de la firma Boutijour, añade que: “Es importantísimo que los gránulos del producto tengan forma esférica. Si es natural, puede contener aristas que dañen la piel”. Tal es el caso de muchos exfoliantes con azúcar o sal marina, por ejemplo.

 Petals of Botanique de Boutijour se trata de una mascarilla antioxidante que se aplica sin mojar el rostro y, cuando seca, se comienza a masajear añadiendo agua para que sus pequeñas semillas de albaricoque pulidas trabajen físicamente exfoliando la piel. Precio: 70€

Exfoliantes químicos

Los exfoliantes químicos están compuestos por diferentes ácidos que exfolian la piel porque, por su tipología, son capaces de penetrar en el tejido, acelerar el proceso de regeneración y eliminar las células muertas o reducir y equilibrar el exceso de producción de grasa de la piel e, incluso, trabajar la sintetitazión de colágeno y elastina para impulsar un efecto antienvejecimiento. Este tipo de ácidos los podemos encontrar también en tratamientos de cabina, pero escogidos y combinados de manera cuidadosa para que no irriten y puedan utilizarse de manera diaria en casa, sin alterar el pH de la piel. “El poder de penetración en la piel varía según el peso molecular de cada ácido. Por ejemplo, el ácido glicólico es el alfahidroxiácido (AHA) que contiene una molécula inferior, por lo que penetra más profundamente. Existen otros AHAs como el láctico o el mandélico que son más tolerados por pieles sensibles. Entre los betahidroxiácidos destaca el ácido salicílico, muy útil en casos de brotes de acné por su gran capacidad para deshacer la grasa del rostro. Por último, están los polihidroxiácidos, como la gluconolactona.” Explica Elisabeth San Gregorio, de Medik8.

 

Los hidroxiácidos están presentes en una gran variedad de formulaciones de productos, como es el caso de limpiadores o tónicos de uso diario, contienen el porcentaje perfecto para no irritar la piel y poder ir trabajando poco a poco, de forma que los beneficios sean acumulativos.

 No: Rinse Intensive Pore Minimizing Toner de Perricone MD formulado con complejo de cobre y ácido salicílico para hidratar, reafirmar y aportar energía a la piel. Exfolia suavemente ayudando a eliminar las impurezas, el exceso de sebo y la congestión con el uso diario. Añade DMAE, reafirmante. Precio: 45€ 

 Surface Radiance Cleanse de Medik8 es un limpiador para usar a diario que exfolia de forma acumulativa con alfa y beta hidroxiácidos. Concretamente, contiene ácidos L-láctico, L-mandélico y salicílico. Además, contiene como complemento glicerina, para hidratar desde el paso de limpieza, y extracto de cáscara de mangostán, antioxidante.  Precio: 32€ 

Exfoliantes enzimáticos

Los exfoliantes enzimáticos son semejantes a la hora de trabajar sobre la piel que los químicos, pero lo hacen de una manera mucho más suave con la piel. Concretamente, las enzimas trabajan descomponiendo las células muertas de la superficie para acelerar o facilitar la renovación del tejido. Este tipo de exfoliantes, serían la alternativa perfecta para ayudar a perfeccionar la piel de los que tienen problemas de sensibilidad. “Las enzimas pueden proceder de muchas sustancias. Por ejemplo, muchos exfoliantes trabajan con enzima de frutas como la papaya o la piña, mientras que otros lo hacen, incluso, con enzimas de huevas de diferentes pescados.”, concluye Raquel González, directora de educación de Perricone MD.

Blue Diamond Resurfacing Peel de Omorovizca contiene ácido lactobiónico (un polihidroxiácido) y enzimas queratolíticas que trabajan conjuntamente para redefinir la piel y mejorar el tono. Precio: 200€

Un exfoliante muy suave, perfecto para lo que no buscan complicaciones. Resulta muy suave en el momento de aplicación. Se absorbe sobre la piel y, una vez pasados unos segundos, se puede continuar con el tratamiento cotidiano. Exfoliating Peel de Perricone MD trabaja con enzimas de huevas de pescado. Precio: 55€