1. Lava la ropa de tu cama

 

“Mientras duermes, las bacterias causantes de acné se transfieren de tu cara a tus sábanas", dice Daniel Isaacs, Director de Desarrollo y Formulación de Medik8. "Así que si no las lavas regularmente, podrías estar pasando las bacterias de un lado a otro durante días." Los aceites que obstruyen los poros del cuero cabelludo también pueden transferirse a la almohada, por lo que siempre es mejor lavar la ropa de cama al menos una vez a la semana”

 

2. Desinfecta tu teléfono

 

Los teléfonos móviles son un punto de acceso para las bacterias que causan los brotes, así que mantenlos limpios con un paño antibacteriano. "Simplemente limpia la pantalla de tu teléfono al final de cada día para asegurarte de que las bacterias no se transfieran a tu cara cuando hagas tu próxima llamada", aconseja Daniel. Y mejor aún, utiliza el modo de manos libres para minimizar el contacto del teléfono con la piel.

 

3. Hidratar, hidratar, hidratar

 

La piel grasosa y propensa a las manchas y las hidratantes puede sonarte contradictorio, pero en realidad es una de las mejores cosas que puedes hacer por tus brotes. "Cuando la piel está seca, las glándulas sebáceas tienden a sobreproducir sebo en un intento por devolverle la humedad a la piel", explica Daniel. "Esto puede llevar a la obstrucción de los poros, lo que causa aún más brotes." Para nutrir tu piel mientras mantienes los brotes a raya, usa un humectante ligero y bajo en aceites como Balance Moisturiser™ Su fórmula sedosa y de rápida absorción mantendrá tu piel hidratada y sus glándulas sebáceas bajo control.

 

4. Limpia tus brochas de maquillaje

 

Cualquier cosa que entre en contacto con tu cara a diario debe limpiarse regularmente. Esto es particularmente importante cuando se trata de pinceles de maquillaje. Las cerdas de las brochas son el caldo de cultivo perfecto para las bacterias.  Los expertos recomiendan limpiar las brochas una vez a la semana. "Para mejores resultados, darles un enjuague final con un limpiador antibacteriano como Clarifying Foam™", aconseja Daniel.

 

5. Mantén tus manos lejos de tu cara

 

Cuando se trata de problemas en la piel, siempre es mejor mantener las manos alejadas. Tocar tus granos puede traspasar el brote de un área de la cara a otra, extendiendolo por toda la tez. "Si realmente no puedes mantener las manos alejadas, asegúrese de limpiarlas regularmente para mantener la piel sana y limpia", dice Daniel.



7. Incluye el Retinal a tu régimen

 

La vitamina A es a menudo aclamada como la solución al anti-envejecimiento. Pero puede ser que te sorprenda saber que esta molécula "milagrosa" comenzó realmente como tratamiento para el acné. Por supuesto, cuando los usuarios de vitamina A comenzaron a notar importantes beneficios antienvejecimiento junto con una reducción de sus imperfecciones, los dermatólogos rápidamente tomaron nota. La mayoría de los tipos de vitamina A ayudan con el cuidado de los brotes de acné- funcionan acelerando la renovación celular para evitar que los poros se obstruyan - pero Crystal Retinal 6™ y 10™ lo llevan al siguiente nivel. "Esta forma avanzada de vitamina A tiene propiedades antibacterianas para neutralizar las bacterias responsables de causar manchas", dice Daniel.

 

8. Exfoliar regularmente (¡pero no demasiado!)

 

Eliminar las células muertas de la piel antes de que se obstruyan los poros es una forma segura de obtener una tez clara. La clave es hacerlo suavemente. "Los exfoliantes ásperos pueden aumentar la inflamación de la piel, empeorando la aparición de manchas y retrasando el ciclo natural de curación", advierte Daniel. "En vez de eso, usa un lavado facial suave como Clarifying Foam que incorpora ácidos exfoliantes suaves como el ácido salicílico."