Os hemos hablado muchas veces de la cúrcuma, una especia muy usada en la India y en el sudeste asiático, y estrechamente ligada con las dietas diseñadas por el Dr Perricone. Se usa desde hace más de cuatro mil años en la gastronomía y también en la medicina para el tratamiento y alivio de diversas enfermedades, y cada vez se está popularizando más. Pero, ¿sabes qué beneficios tiene y cómo incorporarla en tu dieta?

 

Reduce la acidez de estómago

Aquellos que comen muchas especias picantes saben que traen como consecuencias trastornos en el estómago. La cúrcuma puede ayudarte si has comido algo muy condimentado o frito. Actúa como un tónico estomacal que estimula las secreciones de jugo gástrico y pancreático, facilitando la digestión.

 

Evita los gases

La cúrcuma es muy buena para este problema. Al ser carminativa ayuda a expulsar los gases del intestino. También sirve para aliviar cólicos, gracias a componentes como el eugenol. Se sabe que esta especia es buena para los que padecen de atonía estomacal, flatulencia y dispepsia ácida.

 

Tiene múltiples beneficios para el hígado

La cúrcuma tiene muy buenos efectos como protectora del hígado y tónico para la vesícula biliar. Ayuda a eliminar las piedras biliares, tiene efecto antiinflamatorio, permite el drenaje del hígado y el vaciado de la vesícula.

Se recomienda consumir en casos de cirrosis, ictericia, enfermedades hepáticas o trastornos en la vesícula biliar. Para aprovechar estas propiedades, hierve un litro de agua con 20 gramos de cúrcuma en polvo y deja reposar 12 horas. Filtra con una tela y bebe varias veces al día.

 

Permite tratar algunos tipos de cáncer

El rizoma de esta planta contiene 10 componentes anticancerígenos (al menos), entre los que destaca la curcumina y los betacarotenos. Todos ellos tienen efectos protectores frente al cáncer de piel, el de mama, el de colon y el de duodeno.

Sirve para que el cuerpo resista mejor los efectos de los medicamentos y tratamientos contra el cáncer, como es la quimioterapia.

 

Es un antidepresivo natural

Esta es una de las aplicaciones más conocidas de la cúrcuma en la medicina tradicional china desde hace generaciones. Esta planta/especia sirve para tratar la depresión y los trastornos relacionados con la tristeza o la infelicidad.

Los estudios actuales revelan que consumir extracto de cúrcuma o cúrcuma en polvo sirve para estimular el sistema nervioso, pero además, tiene efectos en el sistema inmunitario y en el estado de ánimo. Por ello que reduce los niveles de estrés y provoca un aumento en la producción de serotonina. Puede ser usado en pacientes con depresión (emocional o estacional) y otros trastornos similares.

 

Protege el corazón

La cúrcuma es un medicamento natural maravilloso para tratar y prevenir enfermedades cardíacas. Pero además, sus componentes ayudan a reducir el colesterol malo y los triglicéridos, todo de forma natural.

Además de llevar una dieta más saludable, comer más frutas y dejar de lado los fritos y grasas, los médicos aconsejan condimentar con cúrcuma para prevenir problemas y enfermedades cardiovasculares, tales como infartos.

 

Permite aumentar las defensas

Como se dijo antes, la cúrcuma es un gran aliado del sistema inmunitario, es decir, las barreras que nos protegen de ciertas enfermedades, sobre todo las que se producen por causa de los virus. Esta especia tiene una capacidad inmejorable como inmunomoduladora. Añadirla en épocas de estrés, en invierno y en etapas de exámenes evita que bajen las defensas y enfermemos (sobre todo de gripe).

 

Es un remedio natural para los problemas respiratorios

La cúrcuma se usa desde hace siglos para tratar la bronquitis, ya que la curcumina tiene una gran acción antibronquial y antiinflamatoria.

Su utilización es perfecta para el tratamiento de la Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC) y se aconseja en pacientes con problemas respiratorios, gracias a sus acciones antioxidantes, antiinflamatorias y antibronquiales. Se recomienda consumir 500 mg de cúrcuma en polvo tres veces al día, en las comidas.

 

Precauciones en el uso de la cúrcuma

El consumo de cúrcuma está contraindicado, o bien se aconseja reducir, en los casos de mujeres embarazadas o en etapas de lactancia, porque puede poner en riesgo la salud del bebé.

Tampoco está permitido en pacientes con problemas en la vesícula biliar, en las personas con la enfermedad de reflujo gastroesofágico (ERGE) porque le puede causar mayor malestar y en los que acaban de ser operados, ya que retarda la coagulación de la sangre, además de causar sangrados adicionales.

 

Cómo incorporar la cúrcuma a tu dieta

  • Complementa los platos con curry agregando cúrcuma adicional. 
  • Haz una sopa con cúrcuma.
  • Espolvorea la cúrcuma en verduras asadas o fritas.
  • Hierve un poco de té de cúrcuma. 
  • Haz un batido antiinflamatorio.
  • Añade la cúrcuma a las salsas y a los aderezos a base de aceite.